Exposición Bodies

Medellín es la primera sede de la exposición Bodies: Real + Fascinante, un recorrido por la anatomía humana compuesto por 12 cuerpos en tamaño real y 200 órganos conservados. La muestra, que estará siete meses en Colombia, llegará a Bogotá en enero y a Cali en mayo.

Un obispo de Inglaterra dijo que los exhibidores de Bodies eran “usurpadores de cuerpos”; hace unos años circuló el rumor de que algunos de esos cuerpos pertenecieron a prisioneros ejecutados en China o a personas muertas en hospitales de Kirguistán; y en algunos países han dicho que la muestra es sexista porque los cuerpos femeninos están en actitudes pasivas mientras los masculinos representan actividades rudas o deportivas.

Han pasado más de 20 años desde que se abrió en Tokio la primera exhibición de cuerpos reales, gracias a la técnica de plastinación inventada por el alemán Gunther von Hagens. Durante todo este lapso, los cuerpos han sobrevivido a discusiones religiosas, éticas y legales sobre su uso y sobre su exhibición en museos.

Tras recorrer el planeta suscitando toda clase de controversias, por fin llegó a Colombia una de las exposiciones más esperadas en el país: Bodies: Real + Fascinante, una colección de cuerpos conservados, originaria de Japón y que ha estado en más de 200 ciudades en todo el mundo. En su recorrido por Colombia, que inició en Medellín en Plaza Mayor, incluye 12 cuerpos moldeados que adoptan acciones cotidianas, deportivas o en simples posiciones erguidas para ser vistos, literalmente, por dentro y por fuera. Luego llegará a Bogotá en Corferias y terminará en el Museo La Tertulia de Cali.

La exposición está diseñada para que los visitantes conozcan los ocho sistemas de la anatomía humana. A medida que avanzan entre los cuerpos jugando basquetbol y ajedrez, a punto de patear un balón o en posición de partida, surgen 200 órganos expuestos en vitrinas, conservados con una técnica mediante la cual los tejidos mantienen su estado original después de pasar por un proceso en los que son cubiertos o llenados con una solución plástica.

El recorrido permite conocer a fondo cada parte de los sistemas circulatorio, óseo, muscular, nervioso, respiratorio, digestivo, reproductivo y urinario. Un viaje a lo más desconocido de la anatomía, que es precisamente el gran valor de la muestra, pues no hay manipulación de texturas, color o dimensiones sino que se presenta un corazón, una vejiga, un pulmón o un riñón en su forma y color reales.

En las vitrinas se exhibe una gran esponja roja que es el sistema circulatorio con sus 161.000 kilómetros de vasos sanguíneos, los ocho metros del sistema digestivo, los 300 millones de alvéolos que se llenan cuando se respira, cada uno de los huesos del cuerpo, y el cerebro conectado a los nervios que llevan los mensajes desde cada parte del cuerpo.

De ahí que algunos se encuentren con imágenes que pueden resultar chocantes, como unos pulmones devastados por el cigarrillo, con una caja transparente al lado donde muchos fumadores terminan depositando sus cigarrillos. Además, un seno con cáncer, un hígado con cirrosis, las secuelas de la artritis, un embarazo ectópico y procesos degenerativos del cuerpo a causa de la obesidad o la falta de ejercicio.

Pero esa es también una de las intenciones de Bodies: Real + Fascinante. Como lo explica Roy Glover, director médico de la exposición, “abrirse a un mejor conocimiento de su propio cuerpo capacitará a las personas para tomar mejores decisiones acerca de su cuidado”. Razón que refuerza el carácter educativo de la muestra, criticada también por el uso de órganos reales, pero justificada por Glover con una frase contundente: “El cuerpo no miente”.