Katty Sáenz, una reina inolvidable

En nuestros Clásicos de la belleza tenemos a la bogotana Katty Saénz en la época en que estuvo envuelta en un lío judicial que la llevó a la cárcel en Madrid.
Katty Sáenz, una reina inolvidable

Katty Saénz fue la portada de la edición del 5 de octubre de 1998. Tenía 26 años, ya había sido reina de Bogotá y acaba de salir de un lío judicial que la llevó un fin de semana en la estación de policía de Madrid y tres más en la cárcel de Caravanchel.

El problema se desató porque la ex reina era amiga de Carlos Arturo Carrasco, un joven de 33 años que no les daba confianza a los padres de Katty, pues los viajes que hacía y los restaurantes que frecuentaba no eran normales para un joven de tan poca edad.

Estando en su apartamento en Madrid llegó la policía española y la llevaron junto a su novio y otro amigo a una comisaría. Encerrada con prostitutas, drogadictas y delincuentes, la ex reina terminó haciéndole masajes en los riñones a una mujer que la obligaba a darle golpes en la espalda.

Su abogado se encargó de limpiar su nombre y devolverle el pasaporte que le había sido retenido. Pero cuando Katty volvió a Bogotá se convirtió en comidilla de los medios de comunicación, ya no la veían como una reina sino casi como una ex delicuente.

Finalmente le salió al paso a todas las críticas y empezó a trabajar en el canal Caracol, allí conoció a Victor Mallarino y se casó. Un año después se divorció pero su vida recobró el camino que ella buscaba, el de la tranquilidad.

Temas relacionados