¿Cómo controlar el Síndrome de colon irritable?

Los problemas del sistema digestivo son cada vez más comunes.
¿Cómo controlar el Síndrome de colon irritable?

El síndrome de colon irritable es uno de los trastornos intestinales más frecuentes, y se puede asociar al estilo de vida y de alimentación de las personas. Caracterizado por episodios de dolor intenso, estreñimiento y malestar, situaciones que se alternan con crisis de diarreas profusas y otros síntomas como flatulencia e inapetencia, este síndrome genera con frecuencia fuertes efectos en la calidad de vida de quien lo presenta. Por ser un trastorno funcional es muy difícil de identificar y controlar, sin embargo, diferentes estudios han demostrado que el estrés, la ansiedad y los trastornos del afecto pueden estimular las crisis intestinales que caracterizan a esta enfermedad, la que se hace cada vez más común en nuestra sociedad.

Los expertos recomiendan tratar de mantener una dieta sana, rica en fibra, frutas y verduras frescas, para poder garantizar un adecuado tránsito intestinal. Es indispensable también, descartar la presencia de parásitos intestinales, ya que estos son una causa frecuente de alteraciones funcionales del sistema digestivo de difícil manejo. El control del estrés y la actividad física también hacen parte esencial del manejo y control del síndrome del colon irritable.

 

Secretos de la dieta

Cómo reducir la cantidad de calorías en la dieta sin dejar de comer o sentir hambre, ha sido una de las preocupaciones de los interesados en bajar de peso. Para lograrlo, se ha insistido en el control de las raciones y en el manejo de las proporciones de los alimentos y las comidas. Pero esta medida, con frecuencia no es suficiente ya que las personas se sienten insatisfechas y con hambre, con lo cual los resultados terminan siendo opuestos a los buscados.

Científicos de la Fundación Británica de la Nutrición, han demostrado que sí es posible reducir el consumo total de calorías, sin reducir la cantidad de alimentos ingeridos. El secreto parece estar en la cantidad de agua que tienen alimentos: cuanto más agua contengan, es posible comerlos más sin aumentar las calorías. El ejemplo perfecto lo ofrecen las verduras y los vegetales, que son ricos en agua pero tienen poco valor energético.

 

Beneficios de la zanahoria

Un nuevo estudio confirma los beneficios del consumo de la zanahoria, pero recomienda cocinarla entera o comerla cruda. Un análisis realizado por científicos de la Universidad de Newcastle, en Inglaterra, que fue presentado en una conferencia sobre nutrición en Francia, refuerza la importancia de los efectos protectores de la salud que tiene esta popular hortaliza. Estos resultados demostrarían que la zanahoria tiene acciones anticancerosas. Sin embargo, la forma de cocinar y comer la zanahoria afectan profundamente los beneficios para la salud. La zanahoria es una fuente importante de falcarinol, una sustancia con propiedades anticancerosas. Cuando se cocina la zanahoria entera se potencian estos beneficios. Por esta razón, los científicos recomiendan no cortar la zanahoria antes de cocinarla.

 

 

 
Foto: iStock.