Todos detrás del balón

Los hinchas sufren, los jugadores se agotan, los técnicos se comen las uñas. En cambio los fotógrafos se la gozan. Un Mundial servido en bandeja de plata para la imagen.