Así nos vieron en Costa de Marfil

El equipo colombiano se aprovechó de nuestra inquieta e insegura defensa y atacó con jugadores amenazantes. Si siguen como van, llegarán muy lejos.
Así nos vieron en Costa de Marfil

Costa-de-Marfil---Pierre-K

Vimos un hermoso partido entre Costa de Marfil y Colombia. El equipo marfileño, que aspiraba a su primera clasificación a octavos de final, llegó ambicioso al campo: quería más que lo que había alcanzado en su partido contra Japón, así que impuso su juego a una bella formación colombiana. Por eso fuimos testigos de un encuentro que fue emocionante desde todos los ángulos. Y atractivo. También fue reflexivo, especialmente de parte de José Pékerman, quien, como buen técnico, preparó bien sus asuntos. Tenía presente que «los elefantes» son muy hábiles en términos físicos pero desasosegados en la defensa, así que optó por los contraataques rápidos y peligrosos de Cuadrado y James Rodríguez. Fue por esta razón que perdimos el partido: dos errores de defensa.

Los goles colombianos se dieron como consecuencia de las malas decisiones de la defensa febril de Costa de Marfil, cuyas repercusiones eran difíciles de subsanar en este nivel de la competencia. Arthur Boka y Souleyman Bamba siempre dudaron. Mientras tanto, Yaya Touré, en su guarida, tuvo que jugar con inteligencia para contrarrestar las dolencias musculares que lo han afectado desde hace unas semanas, un esfuerzo que no fue de gran ayuda por la ausencia de un mediocampo más compacto.

El ataque estuvo mucho mejor. Con los acertados pases de Gervinho, quien siempre dominó el balón, Gradel pudo aprovechar para centrarle a Bony, quien buscaba pronto su lugar y quedaba listo para apuntar al arco. Pero este trabajo en equipo fue insuficiente. La explosión individual de Gervinho no alcanzó a invertir la tendencia de un partido en el que se jugaba frente a un equipo colombiano muy disciplinado en términos tácticos. Sobre todo en la defensa, con la importante presencia de Mario Yepes, quien neutralizó a Wilfried Bony.

Aunque reconocemos nuestros errores, los marfileños creemos que nuestro equipo habría derrotado a Colombia si Drogba hubiera salido desde el principio. Todavía no comprendemos por qué el técnico Sabri Lamouchi no hizo que entrara más temprano. Muchos están enojados con él.

A pesar de la derrota y de saber que estaba en riesgo nuestro Mundial, fue muy bonito ver las coreografías de los jugadores después de los goles, así como los numerosos aficionados que saltaban por la victoria. Era emocionante, incluso para nosotros, ver la euforia amarilla, sin miedo a tumbar el estadio con tal de festejar libremente la alegría del gol.

 

Pierre K. Kouamé, periodista deportivo marfileño de StarAfrica.com y Afrik-foot.com.

 

 

Fotos: AFP y cortesía.