Así nos vieron en Japón

Colombia demostró que sin Falcao García tiene con qué ganar. Es un equipo donde prima la alegría y la confianza entre sus jugadores. Eso los hace ganadores dentro y fuera de la cancha.
Así nos vieron en Japón

Sean Carroll_Japan

En el momento que vi a los jugadores colombianos celebrar su primer gol en el Mundial frente a la selección griega, sentí que Japón no iba a poder vencerlos. Y no porque no tenga la capacidad física para hacerlo, pero mientras bailaban, era evidente que además de divertirse, confían entre ellos fuera y dentro de la cancha.

Colombia ganó porque jugó mejor. Tan simple como eso. Ya estaba clasificado y aun así salió a la cancha con la firme intención de ganar. En esa medida fue un poco desconcertante ver a un Japón que no se esforzó lo suficiente y que no tuvo la inteligencia para anotar el segundo gol que le garantizaba el paso a octavos de final.  Pero siendo sincero, debo admitir que en el fondo sabía que no lo iban a hacer porque todavía es un equipo muy ingenuo.

Me impresionó la fuerza y profundidad de Colombia en la cancha. Si en algún momento hubo dudas y nerviosismo por no tener a Falcao en la titular, en este partido quedó más que comprobado que hay más jugadores talentosos que pueden asumir la responsabilidad en cualquier momento. Particularmente me gustaron Pablo Armero por su despliegue en la cancha y James Rodríguez, quien desde que entró en el segundo tiempo demostró que es el jugador con más clase.

Fue tal la superioridad de Colombia en la cancha, que Pékerman se pudo dar el lujo de hacer una sustitución emotiva y dejar que Faryd Mondragón entrara en el minuto 84, y convertirse así en el jugador más veterano en jugar un Mundial. Si bien fue un bonito y merecido gesto, para los japoneses fue como haber recibido una patada en los dientes. Fue un golpe a su orgullo ver que en un partido en el que tenían la obligación de ganar, el equipo contrincante haya tenido el tiempo de rendirle homenaje a uno de los suyos.

No fue fácil ver la derrota japonesa. Pero más allá de criticar este último partido, lo que queda es un sabor amargo frente a los dos primeros. Quedó claro que nos falta mucho como equipo. Que el progreso desde el Mundial del 2010 no fue el esperado. No estamos a la altura de lo que se viene en lo que queda de torneo. La presión aumenta por lo que temo que la mayoría de los equipos optará por un juego más cerrado y defensivo con tal de evitar ser eliminados.

Cada vez son menos los equipos europeos que siguen, así que será muy interesante ver la pasión de los latinoamericanos a la hora de pelear por un lugar en la final. Colombia contra Uruguay será fantástico, incluso sin la presencia de Luis Suárez.

Sean Carroll , comentarista deportivo radicado en Japón y periodista freelance de medios como The Japan News y Football Channel. 

Fotos: AFP y cortesía.