Flores y piedras sagradas: amuletos para el 2020

El 2020 es un año de encuentro con las fuerzas de la tierra. Las flores y las piedras, como amuletos, recuerdan la intensa e indisoluble relación que cada ser humano conserva con la naturaleza.

En variedad de culturas, las piedras son consideradas magníficos canales de comunicación con la buena suerte, la celebración y el gozo. Las flores, a su vez, son picardía y coquetería, y representan el sigilo del alma y el diálogo poético con las decisiones interiores. El amuleto nos conecta con un vértice de la energía solar o lunar y aumenta la atención, la valentía y la coherencia.

Aries:

Cuarzo rojo y amarilis

21 de marzo- 20 de abril.

Las amarilis son flores de colores sua­ves, rojizos y amarillos. Son el símbo­lo de un sol radiante, caliente y pleno; son el reflejo perfecto de una inten­ción franca y abierta. Cada amarilis es una puerta a la coquetería y a la ad­miración, y un regalo ideal durante los momentos del romance. Le trae a Aries respeto, que como signo de fue­go estará muy taciturno en el 2020. Toda una contradicción. El cuarzo rojo, pequeño, de color profundo y traslúcido, permite que Aries cierre, por fin, los ciclos ya caducos. Amarilis y cuarzo rojo, juntos, transforman la tristeza, los obstáculos y los disgustos que se han llevado a cuestas reciente­mente. Como una buena ardilla, Aries en el 2020, se prepara para el futuro, cuida los ahorros y comprende el rit­mo de la vida.

Tauro

Hibisco y jaspe piel de leopardo

21 de abril - 21 de mayo

El hibisco o flor de Jamaica pre­sagia empeño, conciencia, éxito y muchas actividades para el año que viene. Tauro debe usarla en todas sus formas: se sirve en infusiones y mermeladas. Representa la apari­ción de una compañía fiel y apasio­nada. Tauro será dulce y sincero en el 2020, y su piedra de protección diaria es de la familia de los jaspes, el de las vetas de piel de leopardo, símbolo de purificación y de asom­bro continuo. Tauro, en el 2020, es como un antílope que corre depri­sa, con elegancia y flexibilidad. Un año para saberse cómodo en su piel.

Géminis

Cuarzo azul y narcisos

22 de mayo- 21 de junio

Géminis sabrá que en el 2020 le toca cortar las ataduras, los nudos y las amarras que se ha inventado en el últi­mo ciclo de siete años. Busca un cami­no único en el 2020: será un pionero, un innovador, un líder y, para esto, el cuarzo azul es la piedra ideal de com­pañía. Su claridad y su profundidad le ofrecen certezas en las ideas y las de­cisiones. Resuelto a vencer su ego, Gé­minis debe tener cautela con acciones que reflejen su ambición y arribismo social. Está buscando, muy en el cen­tro de su espíritu, un giro total. Pero las pasiones tristes, como el exceso y la envidia, no son el camino. El poder de los narcisos está en que reflejan la belleza y la confianza de quien los tiene cerca. Géminis debe buscar sus raíces, sentir la tierra y mantener los pies firmes en cada paso que dé.

Cáncer:

Piedra de la luna y crisantemos

22 de junio - 22 de julio

A veces, Cáncer se parece a los len­tos y pesados lagartos que escogen la sombra de una roca para descan­sar, mimetizados con el entorno. En el 2020, buscará esconderse tras los muros de su casa y las acciones de sus colaboradores. Le huye a estar en primera fila. Habrá imaginación, pereza, contradicciones y recurren­tes momentos de letargo y descan­so. Estar en la orilla le permite re­coger fuerzas para nuevas causas. La piedra de la luna es el amuleto perfecto: le devuelve la sensibilidad, la empatía, la inspiración y la crea­tividad. Y si mantiene crisantemos en su casa, cada corto y simple deseo que se ha propuesto florecerá.

Leo:

Cuarzo citrino y peonías

23 de julio - 23 de agosto

El zorro es un animal conocido por camuflarse, observar en la distan­cia y cazar con éxito. Es vivo, ágil, invisible. Leo, en el 2020, es como este animal de buena puntería: caza y no será cazado, observa y no será observado. Sus mejores amuletos son el disfraz y el cuarzo citrino ahumado, una piedra llena de vetas de colores tierra. Es el portal de la alegría para un signo que necesita ver lo que es invisible y camuflarse detrás de las esquinas. Leo se renue­va, no da movimientos en falso y es­tará cómodo detrás de bambalinas. Las peonías, delicadas y sencillas, le enseñarán que la fortuna nace de la calma del rincón propio.

Virgo:

Amatista y orquídeas

24 de agosto - 23 de septiembre

Virgo, en el 2020, se parecerá mu­cho al halcón, un animal de vuelo medio, depredador y visionario. En la chamanería indígena es conoci­do como el mensajero de los cielos. Virgo desplegará sus alas y volará aún más alto. La amatista, una pie­dra que renueva los sentimientos, abrirá las perspectivas de un nuevo oficio, una nueva vida, un intenso despertar. Anda de mirada aguda y de corazón osado. Amará a los suyos con más fiereza y dedicación. Será fiel y elegante, amplio y generoso. Junto a la sofisticación de las orquí­deas y al color violeta protector de la amatista, Virgo se divertirá y cam­biará de alma, de espíritu y de casa.

Libra:

Jaspe amapola y gencianas

24 de septiembre - 23 de octubre

Las gencianas son las flores azules más llamativas. Representan genti­leza, presagian victoria y son el sím­bolo de la inspiración poética. Libra, en el 2020, vivirá un año de explo­ración artística, literaria y musical. Más humano, más compasivo, más abierto, tendrá meses creativos y de éxito contundente. Habrá magia y cumplimiento de promesas. Será como el búho, alerta y nocturno. Vi­sionario, se convertirá en el reflejo de la sabiduría y su presencia resul­tará intimidante y atractiva. Capta­rá intenciones ocultas y no podrán engañarlo. El jaspe amapola, naran­ja y vibrante, le abrirá todos los ca­minos. Atraerá multitudes.

Escorpión:

Serpentina y cartuchos

24 de octubre - 22 de noviembre

Escorpión será como el patito feo que se transformó en un cisne her­moso. En el 2020 se reconectará con su belleza y con una fuerza telúrica potente. Escorpión es el volcán que despierta y, con su ruido atemori­zante, pone la casa en orden. La ser­pentina es una acompañante ideal como amuleto de la buena suerte: es una piedra con vetas verdes, ama­rillos ocres y negros, y está asocia­da a la tierra y a ese movimiento constante de las corrientes subte­rráneas. Refleja la prosperidad y el orgullo, evita los chismes y combate los malos augurios. Los cartuchos, blancos y amarillos, traen equili­brio, compasión y bondad.

Sagitario:

Jade y petunias

23 de noviembre - 21 de diciembre

Sagitario, en el 2020, será senti­miento puro y fugaz. Más percep­tivo que nunca, tendrá la lágrima fá­cil y el corazón muy dispuesto para el romance, el amor, la compañía suave. Habrá regocijo, alegría y ce­lebración con el jade. Es símbolo de prestigio y magnanimidad. Ayuda a recomponer los sueños dormidos y los lazos familiares. Sagitario deja­rá de lado su espíritu guerrero para acogerse a su delicadeza sensorial y ahuyentar las dudas y la amar­gura. Solo necesita recordar que la valentía viene de adentro. Las petu­nias son el perfecto recordatorio de todo lo que puede lograr este signo de utopías.

Capricornio:

Ágata de fuego y jazmines

22 de diciembre - 20 de enero

Capricornio sabrá que, en el 2020, los buenos augurios vienen todos juntos. Llegan regalos desde todos los rincones de su vida. Amigos que se manifiestan, recursos que aparecen, roles nuevos que se abren con los cuales Capricor­nio reorganizará su rumbo y tendrá un lugar excepcional en su propio círculo. Los jazmines y una pequeña ágata le ofrecen a este signo el rumbo de su des­tino y la posibilidad de sentirse conec­tado a su verdadero propósito de vida. De la mano de los jazmines, este será un año para compartir y para ejercitar la flexibilidad. Su terquedad le impide ver en ocasiones que es en la diversidad donde encuentra nuevos caminos de crecimiento espiritual. Los jazmines hablan de sanación.

Acuario:

Cuarzo blanco hielo y flores de lis

21 de enero - 18 de febrero

Acuario, en el 2020, será el cuarzo frío y blanco transparente, como el hielo. Una piedra de limpieza profunda y de pureza. Sus ideas y emociones serán claras, certe­ras, agudas y punzantes. Como un buen amigo, no será complicado ni amargado. Dejará sus continuas críticas y avanzará hacia una paz interna que le abre las puertas de los amores, los liderazgos políticos y la abundancia. Por eso llega tam­bién la flor de lis y su brillo. Es la flor del perdón y la reconciliación, y se encargará de que el 2020 sea una aventura de libertad y expresión creativa. Nada para temer. Buenas compañías, alegres y juguetonas, harán que la risa vuelva.

Piscis:

Turmalina y campanulas

19 de febrero - 20 de marzo

En el 2020, Piscis deberá ser cons­ciente de cuáles han sido los errores cometidos para no volver a transitar por caminos espinosos. Las campa­nulas auguran cambio y coquetería. Y mucho silencio: la turmalina es la pie­dra del silencio y la introspección. Es la que ayuda a conservar energías di­fusas. Es como si Piscis fuera un oso que comienza a hibernar y guarda los alimentos suficientes mientras dura el invierno. El 2020 es para quedar­se alegremente en casa y acompañar cada momento con una buena bebida caliente de limonaria. Amuletos y ob­jetos preciosos que Piscis debe acu­mular en su mesita de noche y atraer hacia sí la belleza de su vida

898379

2020-01-03T17:28:41-05:00

article

2020-01-09T11:16:15-05:00

[email protected]

cromos

Diana Castro Benetti

Astrología

Flores y piedras sagradas: amuletos para el 2020

48

10016

10064

 

 

La misión espiritual de los signos