Horóscopo chino 2020: el año de la rata

Serán doce meses para buscar, caminar y regresar del caos. ¿Qué animal sagrado eres tú y qué te espera este año?

Horóscopo chino 2020
La Rata será gestora, analítica, creadora, pionera, vendedora y negociadora internacional y política. Getty

La Rata y el renacer de un líder

(Los nacidos en los años 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008, 2020)

La Rata, ese animal incansable, buscador de oportunidades y muy impaciente, tendrá en el 2020 un periodo de nuevos bríos y gran auge. Es su año para los bombos y los platillos, para las argucias y las vivezas, para salirse con la suya, para vender ideas exóticas y para tener un lugar de brillo y excelencia, lleno de irrealidad, viveza y proyectos visionarios. En el año que termina, el 2019, la rata estuvo más bien desajustada, rechazada y fuera de lugar. No hubo eco a sus exóticas propuestas. Se sentía excluida y las dificultades estaban en el orden del día. Ahora, con el año que empieza, se dará cuenta de que volverá a tener una voz y podrá cumplir todas las tareas que quedaron sueltas. Será apoyado desde todos los flancos y sus resultados serán prósperos. Lo que tanto deseaba obtener, por fin, se comienza a manifestar. Un año de triunfo en el que tendrá trabajo y mil puertas abiertas. La Rata será gestora, analítica, creadora, pionera, vendedora y negociadora internacional y política. Viajará para mostrar sus nuevas ideas, venderá productos de última generación y visitará las fincas de los amigos en África y América Latina. Será el invitado de honor en las ferias, los festivales y los encuentros de negocios. Hábil y un poco zorro, sabrá dejar claro que, con sus propuestas, ganan todos. La Rata es una persona meticulosa que ve mucho más allá de sus narices y busca que otros se beneficien de lo que propone. Será firme y sabrá ser el centro del escenario. Que la Rata cuide su salud porque es un año en el que tiene que rendir cuentas a sus malestares. No puede exponerse a riesgos, los accidentes están a la vuelta de la esquina. ¡A vivir, por fin, sin ataduras ni censuras! De lo contrario, habrá que esperar otros doce años.

 

El Búfalo y la aceptación del destino

(Los nacidos en los años 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009)

 
 

El Búfalo suele caracterizarse por su terquedad y quietud y, aunque el 2019 lo impulsó a moverse, ahora en el 2020 deberá caminar, correr, saltar, huir, viajar y hasta salir de la ciudad. Para el Búfalo, el 2020 será un año agotador, de muchas cosas pendientes, de enormes cargas y de ese exceso de responsabilidades que suele echarse sobre los hombros. Al final, por allá en octubre, se dará cuenta de que este año de arduo trabajo bien valió la pena. Es el año de la fuerza personal. Resultado de acciones y decisiones anteriores, en el año de la Rata, el Búfalo vive un cruce de cuentas con sus amigos, con los proyectos en su oficina, con los hijos, con los amores. Es el destino puro que llega y se instala para decirle que tiene que cuidar su salud, sus emociones, sus pensamientos y, sobre todo, sus decisiones. Se abren nuevos caminos, pero el Búfalo estará tapando los huecos abiertos en otros momentos. Resistente, lleno de valentía y persistencia, de corazón generoso y sensible, reconocerá que este año será una prueba. Se encerrará en el baño a tomar el respiro que los acontecimientos le exigen y saldrá de nuevo a la batalla de las pugnas familiares. El mundo no se acaba en el 2020, se dirá con sabiduría, y así sabrá sacar el coraje para comprender que todo está en la manera como reaccione a los eventos difíciles. Sabe que la paz interior llega también después de una larga lucha y de ejercitar la flexibilidad para no perder la alegría.

 

El Tigre y el descubrimiento de lo cotidiano

(Los nacidos en los años 1926, 1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010)

 
 

El Tigre, como buen felino, suele ser un gran observador y muy sigiloso a la hora de cazar. Su independencia es lo que más aprecia y está poco acostumbrado a que le anden diciendo qué tiene que hacer y cuándo. Le va pésimo con la autoridad. La autoridad es él. Funciona a su manera, con su visión. Es el terror de su territorio y sabe el miedo que genera cuando da su opinión. El 2020 será un año donde el Tigre aprenderá a escuchar a los que lo rodean, buscará trabajar con otros y será el mejor coequipero. Será compasivo y tendrá cautela de no atacar a quienes piensan diferente. Será el Tigre de los cuentos infantiles, sin riesgo, sin generar incomodidades, el ‘buena gente’ del equipo. Inofensivo como un dulce gatito, será quien ofrezca los mejores consejos a amigos y enemigos. Huirá de la política y del estrés. El Tigre, en el año de la Rata, es la inocencia de un corazón. Se convertirá en el más enamoradizo, el oso de peluche de muchos y en el paño de lágrimas de unos cuantos. El año de la Rata es el periodo en el que al Tigre le toca salir de su comodidad de animal gruñón y estar con su familia, ir al dentista, recoger a los hijos en la guardería y mantenerse alejado de los deportes peligrosos. El Tigre será doméstico por doce meses.

 

La Liebre o el Gato, a peregrinar ligeros de equipaje

(Los nacidos en los años 1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011)

 
 

Si de alguien debe cuidarse la Rata es del Gato, una tradicional pugna de la naturaleza animal. Es su principal enemigo y depredador. Hará todo lo posible para cazarla y engullírsela. Juega con ella, no la deja respirar y, tarde o temprano, la sacará de su hábitat. No dejará que se escape. Al Gato no le importa si corre, trepa o se esconde, pues tiene la seguridad de que, con su olfato, la encontrará. Juguetón, sigiloso y tierno, pero cuando saca sus garras es el más ágil y decisivo: no deja ir a su presa. El 2020 será para el Gato el año de los juegos, las búsquedas, las correrías y las cazas. Tendrá sus buenas presas y se divertirá viendo cómo muchos se complican la vida sin estrategias. El Gato se saldrá con la suya y será el que desorganiza un poco el entorno político, social y económico. Este año le dará entretenciones, marionetas, amigos, metas, sueños y tantas posibilidades para retozar, que andará con la cabeza arriba, firme y sin perturbarse. Este cómodo animal sabe disfrutar la vida y su talento. Salvará vidas, incluida la suya, cuando ande demasiado cerca del alero del tejado. La duda será parte de sus días y resbalarse será posible. Buscará ir ligero de equipaje y hacer un par de locuras.

 

El Dragón y la maldita vanidad

(Los nacidos en los años 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012)

 
 

El Dragón es un emperador de esos que ya no existen. Un animal mítico, irreal, inaudito. En el horóscopo chino representa la tierra y los arquetipos de la tierra. Los dragones mezclan para sí los dones de la creatividad, la fuerza y la libertad. Los tres elementos del mundo mágico. Lo que propone el Dragón en el año de la Rata es el despelote social, la revolución interior, el espacio político en el que todas las voces puedan estar representadas. El Dragón no se quedará ni callado ni quieto, saldrá fortalecido si alza su voz y dice lo que piensa, si opina con fuego. Como buen guardián que es, le encanta ser el centro de atención. Se muestra fuerte y atrevido. No quiere que descubran que detrás de sus escamas, sus ojos penetrantes y su fuego, hay un ser que busca protección y validación. El año de la Rata le ofrecerá aventuras y cambios abruptos que el Dragón sabrá resolver de la mejor manera. Habrá viajes y descubrimientos personales que le harán cambiar el rumbo. Eso sí, deberá dejar atrás la maldita vanidad y ser lo menos impositivo posible para que sus planes sean escuchados.

 

La Serpiente, la ventaja de la seducción

(Los nacidos en los años 1929, 1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001, 2013)

 
 

La Serpiente es la gran seductora. Se esconde, se entierra, se mimetiza y, luego, salta para mostrar sus más majestuosos colores, dones y preciosos movimientos. Su naturaleza es morder y envenenar. Es tan cautivadora, que la Rata suele caer en su trampa, por eso le teme y por eso crean una alianza. Este año será de buenos negocios y de sueños cumplidos. La Serpiente recorrerá el mundo de los amores con la dignidad de la realeza. Dueña del mundo, comprenderá lo que significa reconocer su propio avance y trabajo. Es el amor propio lo que descubre en el 2020. Se sabe bonita y esta conciencia de su valía abrirá las puertas a las mejores condiciones laborales y financieras. Sin embargo, que no se le olvide a la Serpiente que su intuición es parte de su encanto y que debe usarla en los momentos de duda, confusión y peligro. No puede permitir que sus cualidades la lleven por el camino de la pasión desenfrenada o de los descalabros inútiles. Si sus emociones no le nublan su razón intuitiva, podrá emprender proyectos gigantescos que le darán reconocimiento, dinero, magia y un buen norte para el siguiente quinquenio. El camino de la Serpiente está garantizado, si deja su narcisismo para ver con ojos de asombro la cantidad de oportunidades que tiene a su alcance, gracias a la amistad de la Rata.

 

El Caballo y la maestría ante la dificultad

(Los nacidos en los años 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002, 2014)

 
 

Hay que decirlo y más pronto que tarde: año difícil para el Caballo en el zodiaco chino. Los proyectos e ideas serán una y otra vez bloqueadas por quienes son sus enemigos. No habrá camino fácil ni pasto donde descansar. El Caballo tendrá que trabajar duro y llenarse de infinita paciencia para solventar los obstáculos de la vida profesional y afectiva. Se anuncian divorcios, peleas por bienes personales, juicios y mucha complicación con los compañeros de trabajo. Nervioso y asustado, querrá romper todo y salir de la caballeriza en la que se encuentra. Gritará, pero son más las complicaciones que las liberaciones. Lo que realmente le ayudará al Caballo es la profunda comprensión y reflexión acerca de cuál es su verdadero rol: dejar de ser la prima donna. El Caballo debe hacerse invisible y mantenerse alejado de controversias y pugnas continuas, porque su libertad de opinión y de acción se verán limitadas. Manténgase fuera del radar de las discusiones, ceda a otros el paso y el brillo.  Un año para la docilidad y la obediencia.  El Caballo debe mantener amarrado su orgullo e impaciencia. La humildad no es cualidad para el Caballo y deberá empacarla como compañera de viaje. Mejores tiempos vendrán.

 

La Cabra y el gusto de dar sin recibir

(Los nacidos en los años 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003, 2015)

 
 

La Cabra es un ser sensible, artista y creativo. No le gusta hacer lo que otros le imponen. Terca y perseverante, siempre hace lo que le viene en gana. No será una damnificada del año de la Rata pero sí uno de los animales que estarán al servicio de otros. La Cabra, todo corazón, será generosa y servicial, con una profunda y franca actitud de ayuda cuando los otros lo requieran. Es la mejor manera de integrarse en las actividades de un año de despistes y caóticas acciones. A veces piensa que son acciones sin sentido o con un norte poco claro, pero, al cabo del tiempo, comprenderá que su rol es el de estar presente en los lugares estratégicos y necesarios. Generosa y consultada, le pagarán el doble por lo que podría hacer gratis. Pondrá en marcha fundaciones, organizaciones sociales y encuentros relacionados con la ayuda humanitaria. Sabrá ser espontánea, atrevida y sortear las dificultades. La Cabra es pragmática y en el año de la Rata hará falta sensatez. Es ahí donde la Cabra tiene su lugar. Será necesario que se prepare para dar sin recibir. Deberá, por una vez, dejar de hacerse la loca para justificar su testarudez y su pereza. ¡A trabajar por el mejor de los mundos!

 

El Mono y el amor cierto

(Los nacidos en los años 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004, 2016)

 
 

El Mono, al igual que la Rata, es inquieto y le gusta que las cosas se hagan cuando quiere y como quiere. Ambos son animales autoritarios y poco conciliadores. Buenos jefes y malos empleados, buscan que el mundo gire alrededor de ellos. Eso sí, son buenos amigos. El Mono encontrará risas, amores inesperados y, muy seguramente, la felicidad en el 2020, el año de su amigaza, la Rata. Si el Mono no ha encontrado todavía el amor, este es el momento de conocer a la persona adecuada. Es un año romántico, apasionado y lleno de erotismo cotidiano. Se anuncian compromisos sentimentales. Construirá una familia con hijos, suegros y nietos. Por fin, encontrará alguien con quien hacer monerías, con quien discutir hasta el amanecer, con quien compartir sus dudas más profundas. Es un año festivo, lleno de gente de todo tipo y abierto a la buena conversación. Un tiempo excelso para expandir sus redes sociales y así, paso a paso, aumentar los contratos, los negocios y los ascensos. De su habilidad para hacer reír le empiezan a llover nuevas oportunidades. Será feliz este Mono travieso y alegre. El tiempo urge cambiar de ropero, pintar la casa y utilizar el perfume que más le gusta. La seducción estará de su parte.

 

El Gallo y adaptarse a la incertidumbre

(Los nacidos en los años 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005, 2017)

 
 

El Gallo es un trabajador que además se entrega  a su familia, sus finanzas y sus ideas de renovación. Este animal representa el estatus quo. Es conservador y detesta la incertidumbre y los cambios abruptos, y el problema es que en el año de la Rata serán muchos. El Gallo adora conversar alrededor de la chimenea y sacar su guitarra. Le interesa relacionarse, mostrarse. No pierde oportunidad para dictar su visión del mundo, que pretende que todos sigan. Cuando el Gallo sigue un camino espiritual puede llegar a convertirse en un ser de adoraciones multitudinarias. Busca que los demás le hagan caso y que las cosas se resuelvan como él dice. Pero el año de la Rata es diverso, lleno de giros, vueltas, imprevistos... Esto desacomoda al Gallo. Lo saca de sus zonas mullidas y deliciosas, lo obliga a estar más atento y sigiloso para entender hacia dónde se moverán los hilos. Al Gallo le dirán que no. Yoga o meditación y, sobre todo, recordar que las cosas que le molestan de los demás son espejos para hacer sus propias transformaciones.

 

El Perro y el arte de viajar por el mundo

(Los nacidos en los años 1922, 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006, 2018)

 
 

Al Perro le gusta la compañía. Un poco excéntrico, un poco loco y un poco visionario, el Perro es el animal que dice las cosas como son y busca atraer hacia su entorno unos parámetros para vivir mejor. Bienestar común es su palabra favorita. Quiere que todos vivan la simple alegría que lo recorre a él la mayoría de sus días. Es bondad y camaradería. Adora a su familia, pero no se ata a ella. Por eso, el año 2020 le ofrecerá a este animal su independencia. Lo obligará a visitar países lejanos, a irse lejos de su casa, a abrir un negocio en otra ciudad, a ser un consultor experto en plataformas de alta mar. El Perro se irá lejos, tan lejos que le dará vértigo pensar en la maleta, los caminos y las viviendas en sitios desconocidos. Tendrá que sacar a flote su mayor capacidad de adaptación. Es el año de los grandes cambios en lo laboral y, por lo tanto, no tendrá la disponibilidad que suele tener para reunirse con sus seres cercanos. Que aproveche mucho estas buenas noticias porque ser un líder global no tiene precio cuando sus ideas están siendo bien recibidas. Será audaz y las alianzas prósperas no se harán esperar. También se sentirá confuso y lleno de contradicciones, pero se dará cuenta de que lo que está pensando y deseando es lo que está logrando. ¿Para qué frenarse? El Perro es uno de los afortunados del 2020. Aventuras y viejos sueños realizados. ¡Qué más pedir!

 

El Cerdo y las ventajas de la buena siembra

(Los nacidos en los años 1923, 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995, 2007)

 
 

El Cerdo es un animal que disfruta. Un trabajador arduo que, cuando se dedica a un empeño, acaba teniendo muchas ganancias. Durante el 2019 trabajó arduamente y, ahora, en el 2020, se dará cuenta de que todo lo que ha hecho es parte de un magnífico plan de la vida que lo protege y le ofrece lo mejor. El Cerdo es un animal de gozo y de generosidad. No se guarda un peso para sí cuando ve que puede ser parte del desarrollo de los otros. Pero en el año de la Rata el énfasis está en todo aquello que tiene por recibir. Será el momento para cerrar en su mejor nivel los negocios. Buenas finanzas y una buena relación que le permite ver sueños materializados. Por fin, el Cerdo puede recostarse y descansar. Es un buen año para lanzarse al mundo de los negocios, para invertir y para disfrutar lo sembrado. No obstante, tenga cuidado de no gastar de más. Que sus éxitos reflejen su conciencia y no su carencia. Y deberá tener cuidado de no aparentar lo que no es. Recuerde de dónde viene. No se duerma en los laureles y continúe luchando por lo que quiere. “El año de la felicidad”, dirían los otros signos, con una exótica mirada de reojo.

897860

2020-01-02T19:41:00-05:00

article

2020-01-02T20:00:01-05:00

nroldan_250929

cromos

Diana Castro Benetti

Astrología

Horóscopo chino 2020: el año de la rata

41

21253

21294