La ecografía, el primer acercamiento a tu bebé

Esta técnica, es totalmente inofensiva para el bebé, sirve para vigilar y valorar el desarrollo embrionario en las distintas fases del embarazo.
La ecografía, el primer acercamiento a tu bebé

Entre las semanas 6 y 8

Se suele realizar en el primer trimestre (seis a ocho semanas de gestación) para determinar la localización del embarazo, es decir determinar si se trata de un embarazo intrauterino (normal) o extrauterino (embarazo ectópico), confirmar la existencia del embrión, conocer exactamente la edad gestacional y valorar si se trata de un embarazo único o múltiple.

Entre las semanas 11 y 14

Se realiza una ecografía de tamizaje genético, en donde se puede determinar el riesgo de tener un hijo con alteraciones cromosómicas tales como Síndrome de Down. Además permite la evaluación del desarrollo fetal, detección de malformaciones y evaluación inicial de riesgo de complicaciones del embarazo como preeclampsia o problemas del crecimiento intrauterino.

Entre las semanas 18 y 24

Permite estudiar los órganos del bebé, su formación y grado de desarrollo. En este momento se pueden detectar hasta el 80% de las malformaciones anatómicas fetales. Se puede evaluar nuevamente el riesgo de desarrollar complicaciones del embarazo como preeclampsia o alteraciones del crecimiento fetal, así como la medición del cuello del útero (cervicometría) que permite detectar pacientes con mayor riesgo de tener partos prematuros.

Entre las semanas 28 y 32

En esta se valora el patrón de crecimiento fetal. En esta ecografía se puede realizar de forma opcional la reconstrucción tridimensional (3D), que permite ver las características faciales del bebé. La técnica 4D es una reconstrucción tridimensional en vivo en donde se pueden ver claramente los movimientos y los gestos fetales.

 

Foto: Istock.

Temas relacionados