Guía para actuar contra el ahogo

Aunque los expertos advierten que lo mejor es que los padres eviten cualquier posibilidad de riesgo, acá hay algunas recomendaciones básicas para que logren controlar una urgencia por atragantamiento en un niño.
Guía para actuar contra el ahogo

El atragantamiento en niños, o como se le conoce en términos técnicos, la obstrucción de vía aérea por cuerpo extraño OVACE, sucede cuando un objeto migra desde la cavidad oral o nasal hacia la vía aérea (laringe, tráquea, bronquios).

“Este evento genera asfixia, pues el paso de aire a los pulmones está bloqueado total o parcialmente, disminuye el oxígeno en la sangre y en los órganos vitales como el corazón y el cerebro, y puede generar la muerte o graves daños neurológicos”, explica Nora Muñoz, médica y coordinadora nacional del proyecto de fortalecimiento institucional y comunitario en salud en Emergencias de la Cruz Roja.

Según el Centro Internacional de Entrenamiento en Urgencia y Emergencia más del 90% de las muertes por aspiración de cuerpo extraño ocurre en los niños menores de 5 años de edad, 65% de las víctimas son lactantes. Los líquidos son la principal causa de asfixia en lactantes, mientras que balones, objetos pequeños y comidas como perros calientes, dulces redondos, nueces y uvas son las causas más comunes de atragantamiento en niños.

Cuando la obstrucción de la vía aérea es leve, el niño puede toser y hacer algunos sonidos. “Lo que se recomienda en este caso es que el adulto no interfiera, más bien permita que el niño limpie la vía aérea por la tos”, explica Muñoz. Por el contrario, cuando la obstrucción de la vía aérea es severa, el niño tiene una tos muy débil o ausente, se observa pálido, pronto se verá un color violeta alrededor de la boca, lucirá angustiado y no podrá hablar, puede perder la conciencia muy rápido si no hay ayuda. Lo que se recomienda es administrar compresiones abdominales subdiafragmáticas (maniobra de Heimlich) hasta que el objeto salga o la víctima pierda la conciencia. Para un lactante, se debe administrar 5 golpes en la espalda seguidos de 5 compresiones torácicas, repitiendo hasta que el objeto salga o el niño pierda la conciencia. Si ve el cuerpo extraño, remuévalo, pero debe intentar remover el objeto solo si puede verse en la faringe.

Pero como lo que de verdad deben intentar los padres es prevenir cualquier tipo de accidente, les dejamos unos consejos que se deben tener en cuenta para que se evite cualquier riesgo de atragantamiento.

• No dejar al alcance de los bebés objetos pequeños como botones, fichas, monedas, semillas, etc. que puedan ser llevados a la boca y aspirados hacia la vía aérea.

• Consiga juguetes seguros, tenga en cuenta que no tengan pequeñas partes que puedan desprenderse y ser aspirados desde la nariz o boca. Los bebés tienen una etapa en la que reconocen el entorno llevándose todo a la boca, la idea no es evitar que lo hagan, sino asegurarse que no corran riesgos.

• Los más pequeños que toman tetero, deben ser acompañados por un adulto, se debe evitar dejarlos solos, no acomodarles el tete con cojines o almohadas como se acostumbra, pues pueden perder el control de ese objeto y recibir una gran cantidad de líquido que puede ser aspirado en vez de ingerido.