Los papás también deben prepararse para el embarazo

Encontrar la manera de lidiar con las dificultades, es un reto que es preciso anticipar para afrontar con sabiduría la llegada del bebé.

Convertirse en un nuevo padre es una experiencia que trae al mismo tiempo alegría y estrés. Tener un hijo es cosa de dos. Tanto en la concepción como en lo que se avecina, los hombres tienen un papel esencial. La paternidad es un nuevo estado que en muchos casos se asume desde antes de concebir y que continúa toda la vida.

El papel del padre es vital durante la gestación. Como las mamás, ellos también tienen nueve meses para prepararse y alistar todo lo necesario para darle la mejor bienvenida al nuevo miembro de la familia. Es importante que papá no se sienta excluido en ningún momento sino todo lo contrario, que esté presente en cada instante.

Según un informe de la Clínica Mayo, ser padre puede ser una experiencia emocionante y al tiempo abrumadora. Por eso recomienda tener en cuenta algunas medidas que harán que la transición a la paternidad sea menos estresante y más satisfactoria.

Lo primero que se sugiere es reconocer las fuentes de estrés e ir buscando salidas a esas inquietudes o bien tener una preparación mental a conciencia, para evitar o disminuir los conflictos, una vez nace el bebé.

- Tiempo. Si no cuentas con licencia de paternidad o no eres capaz de tomar tiempo para estar con el bebé, puede ser difícil encontrar entre tu horario regular de trabajo, instantes para compartir con tu recién nacido.

- No solo proveer. Muchos son los papás que todavía sienten que sus responsabilidades están únicamente en proveer. Los nuevos padres deben concientizarse de que además deben ayudar en las tareas de cuidado y en labores domésticas. Esto puede ser muy estresante para los nuevos padres que están acostumbrados a un estilo de vida más independiente y despreocupado.

- Prepárate para un sueño interrumpido. Los recién nacidos desafían la capacidad de los padres para tomar una buena noche de sueño. Acuerda turnos con tu pareja para hacerte cargo del bebé.

- Planea tu economía. El costo hospitalario de la mamá y él bebe, la atención sanitaria, pañales, ropa y otros suministros pueden empezar a sumar rápidamente en la canasta familiar. La carga financiera puede aliviarse si entre los dos organizan un presupuesto de tal manera que la llegada del bebé esté en un rubro de tu economía.

- El bebé, la prioridad. El nuevo papá debe saber que un recién nacido deja menos tiempo para el amor. Tener un bebé significa compartir la atención de la pareja con un tercero. De tal modo que la actividad sexual se reduce drásticamente.

- Que la depre no te afecte. Varias investigaciones muestran que algunos hombres, al igual que las madres, experimentan depresión después del nacimiento de un niño. Así que si tienes algún síntoma, si sientes que la desesperación te gana, consulta con un especialista.

 

Con asesoría de la Clínica Mayo, Jacksonville Florida

Foto: iStock.

últimas noticias