Mitos y verdades a la hora de bañar a tu bebé

Aclara tus dudas y sigue las recomendaciones de nuestro especialista invitado.
Mitos y verdades a la hora de bañar a tu bebé

¿Es cierto que no es aconsejable bañar al bebé todos los días?

Falso. En nuestro medio ambiente el baño del pequeño debe ser diario. En los países con cambios de estación y especialmente en la temporada de invierno, no es aconsejable bañarlo todos los días porque la piel se reseca demasiado.

¿Es mito que hay que evitar mojarles la mollera o fontanela?

Mito. No existe ningún tipo de problema si le llega a caer agua en la mollera o en los oídos. Hay que bañarlos normalmente.

¿Es mejor no bañar al bebé recién nacido?

Es un mito. Se puede bañar al recién nacido desde el momento del nacimiento. Hay que tener en cuenta varios aspectos en el momento de tomar el baño como:

1. Si la temperatura ambiente del lugar en donde se va a bañar al pequeño es demasiado fría, es recomendable poner un calentador de ambiente.

2. Inmediatamente termine el baño, hay que secarlo y vestirlo rápidamente para conservar la adecuada temperatura del cuerpo.

3. La temperatura del agua debe estar en 37 grados centígrados. 

4. Si se va a bañar al bebé en una tina, es aconsejable siempre hacerlo con la ayuda de una persona adulta. 

 

¿Es cierto que es bueno que los padres se bañen con el bebé?

Cierto. Durante los primeros días es aconsejable bañarlos en la tina, pero después del mes se puede bañar con los padres en la ducha, teniendo en cuenta algunos consejos de seguridad: ponga una silla plástica para que uno de los padres se siente y sostenga al bebé cuidadosamente, así evitará que el pequeño, enjabonado, se le resbale de las manos. Recuerde que siempre debe estar sentado para evitar cualquier tipo de accidente.

¿Es cierto que resulta mejor bañarlo con agua de manzanilla o adicionar unas gotas de vino blanco al agua del baño del infante para relajarlo?

Falso. No es aconsejable añadir hierbas o sustancias al agua del baño. Pueden contener sustancias tóxicas (no todo lo “natural” es bueno), sustancias como el brandi, el vino, etc., contienen alcohol que se absorbe muy fácilmente por la piel del bebé.

Esta creencia puede ser totalmente contraproducente para el cuidado de la piel o la salud del niño. En el mercado hay gran variedad de productos especialmente diseñados para el baño del pequeño. Es recomendable escoger productos que no tengan un pH muy alcalino.

 

Foto: Istock - El Espectador

Temas relacionados