Carlos Duque, el hombre detrás de la icónica foto de Galán

Se le conoce como «Duque, el del afiche de Galán», pero cuando uno le pregunta a Carlos Duque qué significa ser el creador de esta imagen icónica, responde que la mitad del crédito se lo lleva el excandidato presidencial.
Carlos Duque, el hombre detrás de la icónica foto de Galán

Aceptó hacer la imagen publicitaria de la campaña de Luis Carlos Galán de 1981 porque respetaba su personalidad decidida y la claridad que tenía frente a su discurso. Cuando Galán y Maruja Pachón llegaron a su oficina, Carlos Duque no había trabajado antes temas políticos. Pero el candidato representaba la oportunidad ideal para descansar de la publicidad comercial y aprender del tema de campañas. 

Le entregaron un afiche con una foto en papel periódico que, en palabras de Duque, era «muy empastelado». Les pidió que le dieran dos días para trabajarla y tenerles una propuesta diferente. Eran los tiempos románticos del diseño gráfico (más trabajo a mano, menos computador), y Carlos Duque venía desarrollando una técnica con plumilla, dibujando garabatos con tinta china. Cuando tuvo el afiche de Galán en sus manos, decidió perfeccionar dicha técnica y emplearla a dos tonos (negro y rojo), para darle más carácter a la imagen. Vale recordar que, para 1981, no se acostumbraba utilizar imágenes políticas a color, lo que representó un riesgo. Pero como la historia lo ha demostrado, fue uno que valió la pena. Por tener sólo dos colores, era muy fácil de reproducir en afiches, vallas, donde se necesitara.

«Es una imagen donde Galán tiene una actitud muy chévere, muy agresiva, de liderazgo, que corresponde a un lenguaje muy de ese momento, que era el de plaza púbica», recuerda Duque. Ahora todo es más mediático, más de televisión. Inclusive hoy en día en Colombia usan poco la imagen del candidato en las campañas. En Estados Unidos, por ejemplo, la imagen de Obama es icónica, así que por más que de él se publiquen cientos de fotografías diarias, hay un afiche con la que todo el mundo se relaciona. Pero esto responde a que en Colombia las campañas no están en manos de gráficos, no se preocupan por resaltar la imagen del candidato como tal; por caer en el cliché de ser modernos, le agregan colores y diseños que no necesariamente tienen relación directa con el personaje. En aquella época este gesto tenía sentido. 

 

IconografiaGalan
Cortesía: Carlos Duque
 

Cuatro años después, en 1986, cuando se hizo esta fotografía a blanco y negro (que corresponde a la foto de portada de esta edición y que por primera vez es mostrada a color), lo que buscaba  Duque era mostrar a un Galán menos agresivo. Es una fotografía hecha en un estudio, y la razón por  la que no está mirando a la cámara responde a un tic, por decirlo de alguna manera, que Carlos Duque tiene con los candidatos a la presidencia. «En los estudios donde se realiza publicidad política, la gente sospecha que cuando el personaje mira directamente a la cámara es porque lo quiere seducir, engañar, manipular. En cambio, cuando el candidato está mirando hacia otro lado,  les inspira confianza, es como si mirara hacia el futuro en una actitud prometedora, más creíble». La mirada, el gesto, la intención, están inspirados en el «Che» Guevara.

Fue utilizada en un momento en que la competencia de campaña de Galán eran Virgilio Barco. Pero, finalmente, Galán prefirió renunciar a su candidatura para dejarle el camino libre a Barco y al partido Liberal. Eso explica que esta imagen no haya tenido el mismo efecto que la anterior, de la que sí se hicieron alrededor de tres millones de afiches que se pegaron en las ventanas y puertas de las casas (se supone que en esa época no se podían pegar en las calles),  y se insertaba en los periódicos. Llegó un momento en que, por la cuadra que se  pasara, había afiches de Galán. Esa masificación ayudó a que su imagen, esta imagen, se volviera un ícono tan potente.

«Siempre hay un misterio alrededor de esas imágenes que se convierten en iconográficas, pero yo diría que eso tiene que ver mucho con el personaje, porque nada tan parecido al afiche como Galán. Él era así». Con un tono nostálgico, reconoce que Galán era un hombre muy innovador, que siempre decía que las campañas tenían que ser modernas, que estaba muy metido en los estudios, en las encuestas, era muy mediático.

Así que si bien lo de Carlos Duque ha sido  trabajar una imagen elaborada, que refuerce todas las cualidades de un candidato, una imagen única, a la que él llama «golosina», el éxito de esta en particular no habría sido el mismo de no ser por Luis Carlos Galán. «Él estaba metido en este cuento, y eso facilitó todo». Por lo que es justo decir que este crédito es compartido. 

 

Fotos: Cortesía Carlos Duque