Colombiamoda en su primer día

La periodista de Moda Catherine Villota, es una de nuestras columnistas invitadas para hablar del ambiente que se vive en Colombiamoda. Aquí su perspectiva del primer día.
Colombiamoda en su primer día

El primer día de Colombiamoda fue muy dinámico, hay un ambiente cargado de energía, no solo por los múltiples productos, sino por la parrilla de desfiles. Ayer abrió con Francesca Miranda y cerró con la marca Tennis. En una confluencia de diseño de autor y marcas comerciales, Colombiamoda quiere aprovechar su aniversario para redefinirse. Sin embargo, para pensar esa multiplicidad, hay que cuidar la curaduría, pues la contaminación visual y auditiva no deja espacio para la verdadera observación.Las pasarelas del primer día de Colombiamoda tuvieron de todo un poco. La pasarela de la consagrada diseñadora Francesca Miranda, quien se inspiró en la cultura de San Agustín para diseñar una colección cargada de experimentación textil donde la cosmogonía indígena se imprimió y se dibujó en encajes y sedas. Aunque un poco confusa en sus inicios y con ciertos problemas de edición, la propuesta de Miranda logró concretarse en su intención de encontrar en los orígenes colombianos inspiraciones de moda. También hubo espacio para los nuevos talentos, que han empezado a hacerse un espacio en la industria. Desde Whisper and Loud con ropa llena de sensualidad y fetichismo, hasta vestidos ligeros y románticos en Especia, y una propuesta masculina cargada de estampación y paletas de color alternativas en Mon & Velarde, la tanda de jóvenes talentos cerró con Manuela Álvarez, quien logró plasmar su identidad de marca en la tendencia de volver glamoroso el concepto del sportswear a través de yuxtaposiciones de telas sintéticas, con piel de becerro, así como con tejido de punto en tonos grises, blancos, negros y vino. Esta creadora presentó una colección llena de sensualidad órganica donde las estructuras óseas fueron traducidas en enterizos, faldas y vestidos.Y continuando con la diversión, Daniel Hoyos, de Divino, presentó su moda Clown, donde la oscura y lúdica apariencia de un payaso sirve de excusa para crear prendas desestructuradas, con volúmenes y grafías. Por supuesto, lo mas destacado de la colección fueron los estampados inspirados en los afiches y tipografías de circo, así como la puesta en escena, teatral y divertida.Para el final, la noche se vistió de tejido de punto con viscosa y tul en la colección de Pink Filosofy, una marca que activa el loungewear en Colombia para una mujer contemporánea que busca no solo comodidad sino también estilo. La colección de Adriana Arboleda y Johanna Ortiz tuvo toques al mejor estilo de Coco Chanel en la dicotomia entre blanco y negro, además de su gran protagonista, el encaje.Por último, Adriana Santacruz mostró sus acostumbrados mantos tejidos a mano por indígenas nariñenses con los cuales reinventa abrigos y túnicas a través de drapeados espontáneos. Inspirada en la naturaleza, sus colores y texturas, la colección Relámpago reafirma el ADN de esta diseñadora.Catherine Villota

Periodista de [email protected] @fashionradicals