Así es el amor

¿Cómo olvidar un gran amor?

Nos enseñaron la importancia del amor, pero nadie nos dio las claves para seguir adelante cuando una relación se acaba.

Foto: Getty.

Aunque el verbo utilizado para estas situaciones es 'olvidar', lo cierto es que no se pueden borrar las experiencias vividas. Lo que sucede es que en algún momento deja de doler y esas memorias ya no nos afectan. Por tanto, los términos adecuados serían: 'superar' o 'soltar'.

A nuestra vida llegan personas que a veces no es fácil sacar del corazón. Quizá porque se parecían a eso que hemos idealizado de una relación o, por el contrario, nos hicieron mucho daño y la herida que causaron sigue abierta.

Nuestra mente trabaja a  partir de hábitos. Al enamorarnos, nuestra idea sobre la felicidad se conecta a las vivencias placenteras que tuvimos con esa persona; por eso, al perderla, sentimos un vacío similar al de un adicto que deja de consumir droga.  Empieza el síndrome de abstinencia: la irritabilidad, la ansiedad, la tristeza... 

El pasado no es un buen lugar para vivir, así esté lleno de recuerdos bonitos; por eso, aprender a soltar es necesario para crecer. No existe una fórmula exacta para superar a un gran amor. Cada persona, de acuerdo con sus experiencias, nivel de autoestima y educación emocional tiene maneras diferentes de afrontarlo. Desde mi experiencia personal quiero compartir algunas lecciones aprendidas.

Ubica en qué etapa de la tusa estás

Si estás en pleno duelo, será natural el enojo, la crisis, la tristeza y la culpa. Ojalá existiera un aparato mágico que suprimiera la frustración, pero como aún no lo inventan, debes vivir estos sentimientos para avanzar a las fases de aceptación y aprendizaje. Si llevas todo eso a flor de piel y la ruptura es muy reciente, no esperes soltar a esa persona de un día para otro.

No busques una cura instantánea

En la era digital, en la que todo está a un clic, nos hemos acostumbrado a la inmediatez. Los rompimientos amorosos dan más duro cuando no hemos aprendido que son un proceso similar al que se vive con una enfermedad: sentimos dolor, tomamos medicamentos y poco a poco mejoramos.  Dale tiempo al tiempo y desarrolla el músculo de la paciencia. 

Perdona: a ti misma y a tu expareja

Empieza contigo: reconoce tus fallas, pero sin darte palo. Recuerda que eres humana y tienes derecho a equivocarte. Luego inicia el proceso de perdonar a tu ex, ya sea que se lo merezca o no, hazlo por tu sanación. Trata de ver la situación con gratitud: quienes llegan a nuestra vida son maestros que algo nos enseñan. Perdona, da las gracias y di adiós. 

Un paréntesis… 

El escritor Eckhart Tolle alguna vez dijo: "Nada de lo que sucedió en el pasado te puede impedir estar en el presente, y si el pasado no puede evitar que estés en el presente ahora ¿qué poder tiene?".  
La conclusión es: si esa persona ya no está contigo, por algo será. No hay destino o fuerzas externas que te controlen, si no puedes superar un amor es porque, inconscientemente, así lo has querido. Cultiva la autoconfianza, reconoce tus méritos y piensa en las cosas buenas que has logrado cuando te propones algo. Eres capaz. 

Trabaja la aceptación

No se trata de conformarse o resignarse. Aceptar es comprender la realidad, aunque no nos guste.  Aceptar no es negar tus circunstancias actuales, es verlas con claridad. Empieza por admitir que terminaron y no van a volver. Haz una lista de las razones por las cuales ya no están juntos.

Saca a esa persona de tu vida 

Volvemos al ejemplo de alguien con problemas de adicción: si no tenemos la suficiente fuerza de voluntad, lo mejor es mantenernos lejos del bar. Esto no es de cobardes, sino de personas conscientes. Si tienen hijos o proyectos en común, será más compleja la cosa, pero es posible tomar distancia y limitar el contacto.

Realiza actividades físicas

El ejercicio activa las hormonas del bienestar y por ende disminuye los niveles de cortisol, que se relacionan con la ansiedad o la depresión. Cuando te ejercitas, el ánimo sube, mejoras tu estado físico y canalizas tu energía de manera positiva.
 
Practica la meditación

Entrena tu mente, te enseña a focalizar tus pensamientos y evita que te enganches a situaciones que te afectarán. Te ayuda a que vivas aquí y ahora, no en el pasado.

Escribe

Estudios señalan que escribir ayuda a sanar heridas emocionales y acelera el proceso de cicatrización. Al exteriorizar sentimientos se realiza una catarsis a través de la cual te liberas. Escribe para ti. 

Sé resiliente

La resiliencia es la capacidad de superar dificultades, adaptarnos a esos cambios y seguir con mayor fortaleza. Busca dentro de la basura aquello que puedas reciclar. Transforma el sufrimiento en algo útil que sirva de aquí en adelante. Soltar es dejar de autoflagelarse y una muestra de amor propio.

www.SolterasDeBotas.com
 

Temas relacionados