Carlos Ramírez, Mariana Pajón y Vincent Pelluard, los tres corredores de Colombia en el BMX de los Juegos Olímpicos.
Carlos Ramírez, Mariana Pajón y Vincent Pelluard, los tres corredores de Colombia en el BMX de los Juegos Olímpicos.
Crédito: Instagram @gw_bicycles
29 Jul 2021 - 9:43 p. m.

Dejemos la xenofobia hacia Vincent Pelluard, el esposo de Mariana Pajón

El nuevo tiro al blanco de los “criollistas” es el bicicrocista nacido en Francia que hoy defiende los colores del país. Valiente decisión la suya querer representar a un pueblo muy corto de perspectiva, que a la hora de discriminar se lleva la primera posición del medallero olímpico.

Alberto Ochoa Mackenzie

Sabíamos que Mariana Pajón estaba casada con un bicicrocista francés. Hoy la pareja vuelve a ser protagonista, y no precisamente porque haya renovado votos.

A las dudas del nivel de Mariana antes de los Juegos Olímpicos, hay que sumar la polémica que levantó la convocatoria de su esposo al equipo colombiano de BMX. Los críticos alegaron que se subió al avión arrastrado por la deportista nacional más importante de nuestra historia olímpica. Algunos periodistas de medios tradicionales dijeron “le hubieran dado el cupo a un colombiano”, como si Pelluard fuera menos que los nacidos en este impredecible país.

Le puede interesar: Michelle Obama y Justin Bieber envían fuerte mensaje de apoyo a Simone Biles

Partamos de una base: Pelluard es tan colombiano como el que han parido en cualquier ciudad o pueblo de este territorio. Un extranjero naturalizado aquí no es un ciudadano de segunda clase. Así el protagonista de esta historia se haya aprendido primero el himno de Francia, desde el primer día que juró a la bandera colombiana ya lo hace igual de colombiano a su prometida o cualquiera de los compatriotas que nos representan en los eventos deportivos.

Dicho lo anterior, avergüenza que comunicadores no lo reconozcan como ciudadano. Su posición evoca a David Ospina cuando le preguntaron hace unos años por la posible convocatoria del argentino Franco Armani a la selección Colombia. “Conozco a Franco y hace cosas increíbles, es un buen arquero, pero debemos seguir creyendo en los nuestros”, dijo el capitán de la selección.

Lea también: Karol G es la protagonista de la nueva edición de la Revista Cromos

Ojalá alguien le haya explicado a Ospina que la ciudadanía colombiana de Armani ya lo hace uno de los nuestros -en caso de tenerla-. Resulta extraño que el paisa, cuya carrera en el fútbol europeo inició cuando era un juvenil, pase por alto que las selecciones de las ligas en las que ha jugado no se le cierran las puertas a los nacionalizados. No hay que ir muy lejos: Italia acaba de consagrarse en la Euro con tres italianos nacidos en Brasil.

Lo mismo ocurre actualmente con Vicent Pelluard. Por eso, para él va mi apoyo incondicional, así como para el resto de la delegación que nos representan en unas olimpiadas atípicas. Pase lo que pase, traiga o no una medalla, se merece el respeto y el respaldo de todos. ¡Gracias por clasificar a la segunda ronda en Tokio! Y perdón por tanta xenofobia.

Comparte: