Diario de una soltera: "feminazi" no, femenina sí

Me han calificado de ser una "feminazi", dizque por pregonar en esta columna un estilo de vida en el que una puede estar sola sin desesperarse.

Diario de una soltera: feminazi no, femenina sí
Foto: iStock.

Algo no me cuadra cuando en círculos familiares y sociales alguien me trata de feminista, si en la mesa salen a colación temas acordes con esta columna. No pretendo que se me matricule en doctrina alguna. Es más, no creo tener ánimo organizativo, no soy de pertenecer a grupos donde nos identifique una ideología o una filosofía y todos trabajemos en pro de la organización. No tengo esa personalidad. Si bien soy una periodista que se pregunta por su género y que observa su género, en el que encuentro siempre mujeres admirables, rebeldes, revolucionarias, con ideas adelantadas, solteras y casadas, también encuentro mujeres, para quienes el feminismo es una palabra que es mejor no decir, porque incomoda, porque no gusta, ‘escondámosla’, ‘que pereza esas viejas’, ‘mano de amargadas’, ‘resentidas’ etc. Y ahí es 'Troya', porque si hay un género dividido e insolidario, es el mío, a mi modo de ver. 

Así como desde la orilla de este movimiento, se les pide a los hombres que encuentren su lado femenino y sean sensibles a él, siento que las mujeres también tenemos que voltear a mirar nuestro lado masculino. En lo personal, siempre he sentido que ese lado en mí, no pelea conmigo, ni con mi propio feminismo. He tenido buenas amistades con hombres, perdurables todas, e incluso en los trabajos donde hay más hombres que mujeres, me he sentido mejor. Por eso no soy de pregonar ¡las mujeres arriba!, ¡solas podemos!, ¡más fuertes sin ellos!, etc. Ese feminismo no es lo mío y no me interesa que se me identifique con ello. Soltera y feliz no es igual a 'feminazi'.

Y con el permiso de las feministas, yo prefiero hablar de feminidad. Y ese es un discurso que me gustaría se pusiera más de moda. Intentar construir una identidad femenina, desde el poder que nos ha otorgado la naturaleza, y no desde el resentimiento o la frustración por un pasado dominante masculino, creo en el fondo de mi corazón y mi conciencia, debe ser la meta. Femeninas más desde adentro, lo espiritual, lo delicado y hasta lo intuitivo. 

Claro que tiene toda la razón el movimiento feminista en culpar a los hombres de muchas represiones y dolores causados históricamente. Claro que sus luchas nos han dado derechos y privilegios que antes no teníamos. Pero también siento que el mundo nos está diciendo a las mujeres que busquemos nuestra esencia, el principio vital de la feminidad, más asociada a lo sensible y a la belleza, que a la guerra. Estar aferradas a una idea de feminismo desde la rabia, no es lo ideal y no va a ayudar a que podamos tener un sentido de unión con los hombres, sino de separación. Siento que las mujeres no hemos descubierto ‘ese poder’, ‘esa naturaleza’. Es más, nos damos tan duro entre nosotras, que las primeras machistas, son las mismas mujeres. Las primeras en denigrar a la amante, o a una mujer con una sexualidad activa, somos nosotras. En eso, los hombres tienen una solidaridad que casi envidio, un código entre ellos, un ‘no sé qué’, donde se unen más que nosotras. Con derecho a equivocarme, a veces veo hombres que se juzgan menos entre ellos, de lo que lo hacemos nosotras.

Hablar de la soltería no es decirles a las mujeres ‘que mejor solas’, ‘que mejor sin ellos’, ‘que arriba nosotras’, ‘no los necesitamos’, no. Simplemente he querido comunicar un aprendizaje personal y un cambio de visión que yo misma he tenido hacia el amor, hacia la soledad y hacia la misma dificultad de encontrar a ese alguien que te haga palpitar el corazón. Que me traten de feminista por ello, pues con el perdón de las feministas, eso no me identifica. 

Te recomendamos leer:

Diario de una soltera: Ellos sí son sexys

Diario de una soltera: los besos de mi perro

Diario de una soltera: no seré feliz, pero ¡qué carajo!, tengo marido

Diario de una soltera: lo que extraño del amor

Diario de una soltera: ¿Me quedé o lo decidí?

Diario de una soltera: "tú lo tienes que atraer"

Diario de una soltera: ser la protagonista

Diario de una soltera: tengo una vida esperándome

Diario de una soltera: ¿Y si uno se casa para ser feliz?

Diario de una soltera: ¿cómo perder la cordura y fracasar en el intento?

Diario de una soltera: ¿por qué te importa mi dinero?

Diario de una soltera: ¿mesa para dos?

Diario de una soltera: …y a ellos no los bajan de gays y malos polvos

Diario de una soltera: ¿con o sin éxito?

888428

2019-10-28T17:52:55-05:00

article

2019-10-30T09:59:57-05:00

[email protected]

cromos

Luz Martínez

Columnistas

Diario de una soltera: "feminazi" no, femenina sí

50

6674

6724