Diario de una soltera: ¿por qué te importa mi dinero?

La economía de los solteros suele ser tema de conversación de los demás, pues existe la falsa idea de: "¿Qué gastos pueden tener?". Nada más feo que pensar en qué hacen los otros con su dinero.

Foto: Getty.

Hablar de plata en Colombia siempre es un tema tabú, o mejor aún, un tema que se maneja con la doble moral que nos caracteriza. Preguntar por cuánto gana fulano y sufrir por eso, es pan de cada día en las oficinas de nuestro criollo país. Lamentarse públicamente de los problemas financieros también lo es, como si eso sirviera, para que los demás ayuden o tengan verdadera consideración por tu situación. Las dos cosas son grotescas, en mi modo de ver. Y en vista de ese panorama, me llama la atención, que alrededor de mi economía, se genera curiosidad.

Hace un tiempo, en un almuerzo, un compañero, al que apenas conozco, comenzó a hablar de los gastos que tenía en su casa, de lo duro que era enfrentar tantas responsabilidades y de lo poco que rendía su sueldo. Yo solo escuchaba, y en algún momento apenas musité la frase: ‘si, que duro’, en una forma de empatía con lo que él narraba. Pero su respuesta, me dejó asombrada, pues de la nada señaló frente a los que estábamos en la mesa, que yo no debía saber nada, porque mi situación era muy distinta a la de él, y que, por ser soltera, todo en mi vida era relajado, ¿qué responsabilidades iba a tener? Obviamente debía contestar a semejante señalamiento. Le dije: "¿Tú qué sabes? No tienes idea de mi vida y de mis gastos. ¿Tú qué sabes?".

No es la primera vez que pasa. En otra oportunidad una persona también pretendió hacerme sentir mal por los gastos que yo estaba llevando con el estrene de mi apartamento, versus los gastos de ella por las obligaciones escolares de sus hijos. Y casi me hizo ver que era malo que mi dinero lo gastara en mí, en mi espacio y en mis cosas.

Como a las solteras nos rodean amigas en igualdad de condición, también ellas me han compartido situaciones similares, y lo primero que debo decir, es que el tema del dinero debe ser un asunto privado, y cada quien lidia con sus finanzas como puede.

A los casados que sufren por la economía de los solteros, hay que decirles de una buena vez: ¡basta! En el fondo, no tienen idea de cómo las personas solas y que viven solas, administran sus cosas, no saben si sacan o no dinero para sus padres, sus sobrinos, su familia. Es un tema privado y punto.

El mundo está demostrando que las economías de los países se están moviendo por lo que aportan al PIB las personas solteras. Las responsabilidades también son grandes y costosas. Encontré en internet que “un tercio de los hogares europeos está formado ya por personas solteras sin hijos y el mercado se adapta a esta nueva realidad”. El censo de 2018 en Colombia demostró que los hogares unipersonales, pasaron de 11% en 2005 a 18%.

De hecho, las economías de países como Japón, Alemania, Finlandia o Suecia, donde ya hay más hogares formados por una sola persona que por la tradicional pareja con sus dos hijos, son un indicio de riqueza, de progreso, de cambio de mentalidad, sobre todo en las mujeres, y de avance hacia economías más dinámicas.

Los que creen en la premisa tonta de ¿qué gastos puede tener un soltero? piensen antes de hablar, porque a diferencia de los casados, las personas solteras pagamos, sin ayuda, los servicios, la cuota del crédito hipotecario, el impuesto predial, el impuesto vehicular, la valorización, la renta, el mercado, etc. No hay una mano amiga que nos diga con cuánto te ayudo. Es más, a veces, mercar resulta más costoso, pues, aunque los productos cuesten lo mismo para todos los clientes, en muchos alimentos y artículos, las cantidades suelen estar pensadas para dos o más, casi como un régimen al que los solteros debemos adaptarnos sí o sí. Lo mismo sucede con los descuentos y promociones en gimnasios, boletas para cine o conciertos: siempre son 2 x 1, nunca pague la mitad y lleve 1... Incluso, si vas a un hotel y pagas por habitación doble, ese dinero no será menor si estas solo.

Hay una verdad alentadora y es que estas economías unipersonales generan enorme satisfacción a nivel emocional. Está comprobado que un buen porcentaje de los divorcios y desacuerdos matrimoniales se dan por el tema financiero. Una investigación de la revista Forbes y The National Endowment for Financial Education (NEFE) reveló que el 80% de las parejas oculta al otro, cuestiones relacionadas con la economía personal o del hogar. Así que alegrémonos por esto: Los solteros no tienen que dar explicaciones sobre a dónde va a parar su dinero o sus ahorros; pueden darse un mayor número de caprichos sin tener que contar con la aprobación o el permiso de nadie, y eso genera un parte de tranquilidad emocional, pues no tienen que esconder las facturas para evitar sentirse descubiertos.

Te recomendamos leer:

Diario de una soltera: Ellos sí son sexys

Diario de una soltera: los besos de mi perro

Diario de una soltera: no seré feliz, pero ¡qué carajo!, tengo marido

Diario de una soltera: lo que extraño del amor

Diario de una soltera: ¿Me quedé o lo decidí?

Diario de una soltera: "tú lo tienes que atraer"

851821

2019-04-23T15:37:42-05:00

article

2019-04-24T17:22:07-05:00

mfranco_250925

cromos

Luz Martínez

Columnistas

Diario de una soltera: ¿por qué te importa mi dinero?

55

6053

6108