¿Cuáles son las razones de la movilización?

hace 18 horas

Diario de una soltera: tengo una vida esperándome

Va siendo hora de entender que hay personas con modelos de vida distintos a la típica familia tradicional.

Foto: iStock.

Vivo en un país donde sorprendentemente todavía encuentro personas a las que les cuesta creer que existen otros modelos distintos de vida, otras formas de disfrutar este camino, y de pasar los días con sus noches. Sin duda, anhelar una vida matrimonial, con una pareja perfecta y unos hijos, es la meta de muchos y un modelo de vida que todavía se impone a donde se mire: en las oficinas, en las familias, los grupos de amigos, etc.

Los solteros y sus hogares unipersonales aún son vistos como algo exótico, pero también como una forma de vida, donde se suele creer que todo lo tienen fácil, lejos de preocupaciones y sin responsabilidades. Entonces, si no quieres ir a un evento de noche, porque te gusta irte a tu casa a leer, ver una película, estudiar, etc, puedes escuchar con frecuencia el: "¿cómo así?", "pero si usted es soltera, qué le preocupa, no tiene hijos esperándola". Si terminaste tu trabajo y quieres irte lo más pronto, también: "ay, pero, qué afán el suyo, ¿a qué llega a su casa? No tiene marido que atender".  Y si no te quedas hasta el final de la fiesta, igual: "¿pero a qué se va?’, ¡qué aburrida!", y uno se queda con un sinsabor, tratando de entender por qué nuestro modelo de vida no es apreciado con seriedad. 

Creo que va siendo hora de respetarnos mutuamente y de comprender, con equidad, que el soltero también tiene una vida esperándolo en su casa, una vida en la que también tiene responsabilidades, cosas para hacer, y un modelo tan respetable y válido como cualquier otro.

En abril de este año, la revista Dinero sacó un informe en el que señaló la tendencia en aumento de los hogares unipersonales en Colombia, y confirmó lo que ya habían anticipado las constructoras y empresas inmobiliarias. Anota la publicación que en los hogares de estrato 6, la tendencia es muy notoria, del 46%. Pero sospecho que allí hay algo de mito, y que los hogares unipersonales también se encuentran en estratos populares. Hace poco me llamó mucho la atención una notica que escuché por radio. Con los deslizamientos que sucedieron en algunas partes del país, donde muchas familias fueron evacuadas, una de las personas que entrevistaron señalaba que gran parte de los afectados por los derrumbes y que perdieron sus viviendas, habían sido reubicados, pero que todavía faltaban muchos para que les prestaran atención, y afirmó que se trataba de personas solteras que tenían también allí sus casas. La entrevistada entonces pedía que también se les atendiera pronto.

Acostumbrarnos como país a entender modelos de vida alternativos será un largo aprendizaje. A veces siento que las personas solteras somos una minoría, que muchos tratan como tal, y ya sabemos las luchas que las minorías han emprendido en la historia. Se trata de respeto. Descalificar el modelo de vida de un soltero, o creer que por serlo ya tiene definido uno, en el que debe asumirse que su tiempo y su espacio son de conocimiento público, es una mala costumbre que discrimina e invalida la forma de vivir de un ser humano. Así que mejor tratémonos con equidad y mente abierta.

Te recomendamos leer:

Diario de una soltera: Ellos sí son sexys

Diario de una soltera: los besos de mi perro

Diario de una soltera: no seré feliz, pero ¡qué carajo!, tengo marido

Diario de una soltera: lo que extraño del amor

Diario de una soltera: ¿Me quedé o lo decidí?

Diario de una soltera: "tú lo tienes que atraer"

Diario de una soltera: ser la protagonista

866391

2019-06-17T14:49:56-05:00

article

2019-06-17T14:49:56-05:00

[email protected]

cromos

Luz Martínez

Columnistas

Diario de una soltera: tengo una vida esperándome

51

4647

4698