Columnista Cromos

Diario de una soltera: ¿Y si uno se casa para ser feliz?

A veces la soltería asusta tanto, que con el miedo llega el afán, la impaciencia y las ideas erradas de que la felicidad está en el otro.

Ser una soltera cuarentona sigue siendo socialmente un tema que muchos ven con algo de pesar y hasta con juzgamiento. Foto: Getty.

Cada día confirmo más la premisa budista —o no sé bien su origen— de que la felicidad es una decisión. Solo uno decide lo que lo hace feliz. El ejercicio no es fácil y con el sobreviene mucha soledad, reflexión, calma, quietud, sosiego y una enorme conciencia. La felicidad es un estado interior —no tiene nada que ver con el exterior— que está casi siempre en la mirada, en el gesto, en el ímpetu, en el detalle, en el disfrute del instante, en fin… La soltería me ha regalado muchos momentos de soledad y reflexión y ahí es donde creo que hay que escucharse.

Este es el capítulo 12 del Diario de una soltera y en este punto, mis preguntas van más allá de hablar de mi estado civil y de lo que tengo que vivir por ser una soltera cuarentona. Soy, por ejemplo, de las que cuestionan su género. Es un tema del que siempre tomo notas y trato de sacar ideas para mis siguientes columnas. Y debo decir que me sigue inquietando presenciar mujeres menores que yo, o de mi edad, que hacen del amor por el otro, de unos besos, unos abrazos, unas palabras bonitas, un regalo, una noche, un trato, etc., etc., la fuente total de su felicidad. No es exagerado lo que digo. Veo mujeres que ponen en su marido, novio o amante el ‘quid’ que necesitan sus almas para vibrar y tener vida. Normalmente descubro que, para ellas, la institución matrimonial o tener una pareja siempre fue su sueño más preciado, su meta. Ahí me viene una reflexión de que, si uno se casa para ser feliz, va a suceder todo lo contrario; si uno piensa que tener marido va a ser la solución de los males, del supuesto vacío interior, lo que va a pasar es que los dos protagonistas de ese ‘matrimonio de la felicidad’ se van a amargar por mucho tiempo.

Ser feliz debería ser una obligación de hombres y mujeres. Una decisión que debería ser un tema personal y no consecuencia de algo o de una situación. Sencillamente, la decisión de serlo y punto, con poco o mucho, con el marido o sin él, con los hijos o sin ellos.

El afán de casarse, el deseo de mantener un matrimonio gastado por la costumbre —o donde ambos son ciegos el uno con el otro aparentando la unión ideal— suele abrumarme. Lo respeto, aunque no deja de inquietarme. Y entonces, encuentro una severa contradicción porque al mismo tiempo veo mujeres modernas, luchadoras, fuertes, supremamente inteligentes y capaces, pero que tan pronto se enamoran, se anulan y debilitan. Yo también pasé por ahí.

Cuando quise a alguien más que a mí misma ese personaje se convirtió en mi criptonita. Recuperarme costó lágrimas, pero también fue un lindo ejercicio de autoestima; de mirarme al espejo para enamorarme de mi, de mi identidad y de quien soy. Cuando eso sucedió, la que fue; parecía una historia ajena, de otra persona, y lo que vivió; fue lo mejor que le pudo haber sucedido, así la dejaran, la traicionaran y la maltrataran, porque de lo contrario hubiera seguido inmersa en una situación donde la criptonita habría hecho de las suyas.

Ser una soltera cuarentona sigue siendo socialmente un tema que muchos ven con algo de pesar y hasta con juzgamiento: ‘¿quién sabe cómo será para qué esté sola?’, ‘por algo debe ser’, ‘entre más sola, más retrechera’, ‘¿será lesbiana?’, ‘es que revela que puede con todo, que es independiente, que no necesita, por eso no consigue’, etc., etc.’.

Yo sigo trabajando en ser feliz con lo que tengo y con lo que hay, en serlo cada día que me levanto y puedo dar gracias por todo lo que me rodea.

Te recomendamos leer:

Diario de una soltera: Ellos sí son sexys

Diario de una soltera: los besos de mi perro

Diario de una soltera: no seré feliz, pero ¡qué carajo!, tengo marido

Diario de una soltera: lo que extraño del amor

Diario de una soltera: ¿Me quedé o lo decidí?

Diario de una soltera: "tú lo tienes que atraer"

871612

2019-07-18T15:03:12-05:00

article

2019-07-18T15:31:14-05:00

mfranco_250925

cromos

Luz Martínez

Columnistas

Diario de una soltera: ¿Y si uno se casa para ser feliz?

57

4907

4964