Publicidad
Redacción Cromos / 13 Feb 2022 - 1:00 a. m.

El embarazo: una espectacular realidad

Es una de las más espectaculares realidades, en la que una célula producto de la unión de otras dos crece en forma organizada y con sentido hasta producir un ser completo y desarrollado.
Embarazo
Pixabay
Gatos, toxoplasmosis, enfermedad, casa, maternidad
Gatos, toxoplasmosis, enfermedad, casa, maternidad
Foto: Pixabay

En el caso del ser humano, este proceso puede entenderse como la recopilación de la experiencia del reino animal, ya que en realidad expresa toda la acción evolutiva, siendo su paso por el vientre materno la expresión de vida en el planeta, algo que podemos ver mediante un sencillo parangón: la Tierra tiene su origen hace aproximadamente 4.500 millones de años, y la vida celular hace 3.200 millones a través de un organismo unicelular (una sola célula) en medio de un líquido (mar). En el proceso el ser en el vientre pasa de ser una sola célula a convertirse en un organismo formado por muchas de ellas y luego, dentro del “mar materno”, vive a modo de pez. Después del parto se convierte en un anfibio que respira el aire externo. Durante los siguientes 400 días el infante recrea el hecho de ser “anfibio”, “reptil” y “mamífero”, hasta que hacia el final de este tiempo camina erecto como solo el ser humano lo puede hacer y empieza el verdadero camino que lo diferencia de las demás especies a las que representó hasta entonces: el lenguaje y la conciencia de sí.

Los 2.800 millones de años, desde el inicio de la vida celular en el mar hasta la aparición de la vida en la forma terrestre, se pueden comparar con los 280 días que dura la gestación humana desde la última menstruación.

Cada embarazo humano es la experiencia donde la naturaleza nos permite recorrer los pasos de las especies animales que nos anteceden. Pero, más allá de este suceso planetario, el ser viviente en el útero materno empieza vía la madre a conocer lo que será el mundo mediante el contacto energético. Gran parte de lo que este ser humano será dependerá de lo que viva en estos momentos, y en el siguiente año después de nacido. Las emociones y los sentimientos de la madre, los alimentos que consuma y los efectos biológicos de sus hormonas y neurotransmisores, así como los estímulos sonoros, darán la estructura que le permitirá vivir en el mundo externo. Lo bueno o lo no saludable que ocurra aquí dejará una huella real en su existencia posterior, siendo este un tramo maravilloso en que la mujer da lo mejor, generándose un extraordinario ser.

Autor: Santiago Rojas / @SANTIAGOROJASMD

Lee también: Vasectomía y ligadura de trompas: son reversibles, ventajas y diferencias

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

santiago rojasembarazo