Canciller y comisionado de paz piden a Cuba que entregue a negociadores del ELN

hace 46 mins

¿Es machista ser caballeroso?

Un caballero de verdad debería ser amable y gentil, tanto con los hombres como con las mujeres. Siempre. Sin intereses ocultos.
Pareja acariciándose

 

A la mayoría de los hombres les enseñan que ser caballerosos es una virtud. En la práctica, ser caballeroso significa algo así como estar atento a unas supuestas necesidades de las mujeres: cargar cosas, abrir puertas y halarle a uno la silla cuando se va a parar de una mesa. Pero ninguna de estas cosas son necesidades reales, ya que, como se imaginarán, la mayoría de nosotras estamos perfectamente capacitadas para abrir puertas y hacer solas esas cosas que tan amablemente hacen los caballeros. 

 


La mayoría de los ‘caballeros’ se sienten muy satisfechos con su generosidad y se dan palmaditas en la espalda. Es más, muchos se agrian si la receptora de su caballerosidad no hace aspavientos para agradecerle ese gesto innecesario. Si nos quieren ceder la silla o cargar la maleta está bien, pero eso en nada nos ayuda a avanzar en materia de derechos y de ninguna manera acaba con desigualdades tan graves como la brecha salarial o los trabajos de cuidado no reconocidos. 

 


La caballerosidad, cuando es muy insistente y enfocada en una sola persona, hasta nos intimida, porque a muchos hombres les han dicho que lo que deben hacer para coquetearle a una mujer es ser caballerosos. Entonces el gesto a veces cae en un gris incómodo en el que uno no sabe si es que es un señor chapado a la antigua o un viejo verde, ese que nos dedica tanta amabilidad. Y peor, muchos de esos seductores caballeros están siendo amables porque quieren algo a cambio, usualmente sexo, y si uno no se los da, la caballerosidad se rompe y nos deja a un energúmeno, como en La bella y la bestia, pero al revés. 

 


Y es que en toda esa dinámica de ser caballeroso están enredadas un montón de políticas de género. Empecemos por notar que la palabra ubica al ‘caballero’ en un lugar según las categorías de género y clase. Un caballero es un hombre educado. El caballero es caballeroso con las mujeres, no con otros hombres. Cuando el caballero muestra deferencia con otros hombres, simplemente, está siendo amable. ¿No sería más fácil, simplemente, ser amables con las mujeres? ¿Por qué ser una persona amable es diferente de ser una persona caballerosa? Sin las políticas de género, el caballero termina siendo un interesado manipulador o una persona amable, capaz de ser atenta y empática con otra, no porque sea mujer sino porque comparten una humanidad. 

 


Ser caballeroso puede ser chévere, pero a veces también es condescendiente, manipulador, inútil o incómodo. ¿No sería más fácil ser amables y considerados con otras personas sin importar su género? 
 

 

Foto: Istock