Catalina Ruíz Navarro / 26 May 2018 - 2:53 p. m.

Feministas en Tinder

Los hombres, al enfrentarse a mujeres que rechazan el machismo públicamente, demuestran su vulnerabilidad, su ignorancia y sus ínfulas de superioridad.

Catalina Ruíz Navarro

Feministas en Tinder
Feminista en Tinder / Foto: iStock
Feminista en Tinder / Foto: iStock

Tengo una relación monógama desde antes de los tiempos de Tinder, así que nunca he usado esta red social, pero tengo muchas amigas que sí y me cuentan sus historias. Por ejemplo, que los hombres heterosexuales y cisgénero tienen por costumbre usar fotos de Machu Picchu o Teotihuacán como foto de perfil. Pero también me cuentan historias de horror, que me hacen pensar cuán difícil debe ser la vida de una feminista en Tinder. 

Hace un par de semanas una amiga quedó con un chico en un bar. Para romper el hielo, el tipo decidió convencerla de que el patriarcado no existe, supuestamente porque “cuando te insultan, te mentan la madre, no el padre”. Para mi amiga, este fue el final de la cita. ¿Qué conversación podría tener con este macho después de que dijera semejante estupidez? Entonces le dijo que debía irse y él se ofreció a traerle su cartera y su abrigo que se habían quedado en el carro de él. pero nunca regreso. Al parecer pensó que el rechazo de mi amiga merecía un robo. 

Hace unos años se abrió en Instagram la cuenta @feminist_ tinder, en donde la feminista Laura Nowak posteaba screenshots de las reacciones de los hombres de Tinder, al ver que en su perfil decía “feminista”. Nowak se dio a la tarea de deslizar hacia la derecha a todos los perfiles, para luego tener conversaciones casi socráticas con esos hombres que no esperaban que la chica rubia de la foto los fuera a cuestionar. Muchos le preguntaban: “¿Por qué estás en Tinder si eres feminista?”. Y ella contestaba: “¿Por qué crees que el sexo casual y el respeto por las mujeres son mutuamente excluyentes?”. Otros, claro, le dijeron que no debía anunciarse como feminista si quería una pareja, para sexo casual o para amar. Es la amenaza que nos han hecho a las feministas toda la vida. 

 

Pero la pregunta es al contrario: ¿se puede entablar algún tipo de relación íntima con un hombre que no está dispuesto a cambiar y deconstruir su sexismo? Mi respuesta hoy, a mis 35, es “NO”. Qué una mujer salga con un hombre sexista es como si un judío se casara con un antisemita. Pero el machismo está tan normalizado que se necesita una analogía así de extrema para entender lo absurda que puede ser una relación así. ¿Cómo puede un hombre amar a una mujer, si odia o ve como subalternas a las mujeres, en general? Difícilmente. ¿Cómo puede una mujer amar a un hombre que cree que las mujeres son inferiores? Pues así, porque toda la vida nos han dicho que esto es lo que hay. Lejos de escandalizarnos por el machismo de una potencial pareja, las mujeres nos convencemos a nosotras mismas de que tenemos que aguantar y tolerar con paciencia todos sus machismos, que van desde la estupidez a la violencia. “Cargar nuestra cruz”, dirían las abuelas. Pero para evitar eso, quizás es mejor decir de una que somos feministas, y sí, eso va a espantar a unos, a los que no están dispuestos a tratarnos como personas. Así que ¡bien idos!

Síguenos en Google Noticias