La visibilidad transgénero y la frágil hetero-masculinidad

Hace unos días una participante (Mara) de La Agencia, causó cierta conmoción dentro de la competencia por haber sido revelada su identidad de género. Aquí un comentario sobre lo ocurrido.

Foto: Canal Caracol

Hace un par de semanas tuvimos la oportunidad de conocer a Mara Cifuentes, una modelo paisa participante del programa La agencia, batalla de modelos, del canal Caracol. Una mujer que se ha destacado en este reality por su profesionalismo, su físico y por ser una de las participantes más fuertes de la competencia, sumado a que Mara es una mujer muy especial, es una mujer transgénero.

En los primeros capítulos del programa Mara no hace publica su identidad de género, lo cual está en todo su derecho, ya que una como mujer transgénero no tiene que andar por la vida diciendo: “Hola soy Valeria y soy trans”, cada quien es libre de decidir hasta donde quiere visibilizar estos temas, pero esto, en infinidad de situaciones se convierte en un problema, por ejemplo: cuando un hombre se siente atraído e interesado, sin estar enterado o haber percibido nuestra identidad. 

En mi caso, muchas veces conocí chicos en la rumba que me empezaban a caer, bailábamos, al final cambiábamos números de teléfono y después cuando les hablaba sobre mi identidad de género, terminaban molestos porque no se los dije “desde el comienzo”, desde el momento en el que me abordaron y en el que como a cualquier persona, seguramente, me brotaba la timidez. En una situación similar supimos sobre la identidad de género de Mara, cuando Miguel Saade (otro participante del reality), se muestra atraído por la modelo y lo comenta con los demás compañeros de la competencia, después la aborda y le dice que le parece la más linda de la casa. 

Todo iba bien y era normal hasta que uno de sus compañeros habla con Miguel sobre la identidad de género de Mara, justo en este instante se hace visible por televisión nacional y en prime time como es de frágil la hetero-masculinidad de muchos hombres y también se evidencia este tipo de situaciones por las que tenemos que pasar muchas mujeres transgénero. Empiezan a emerger expresiones como: “No marica, si es travesti, no” o “A cualquier hombre se le puede engañar”, estereotipos que la mayoría tienen implantados en sus chips por el machismo, que nos les permiten abrirse a las posibilidades, generando la mayoría de las veces discriminación y violencia. 

Mara después de evidenciar que se hizo pública su identidad de género y visiblemente afectada por la situación, nos deja un mensaje muy poderoso y contundente a las personas transgénero: que no tengamos miedo, que seamos fuertes porque tenemos que cambiar el mundo, que tenemos que quitarle la ignorancia al mundo demostrando nuestras capacidades, que no estamos solas y que ella está allí para representarnos. 

Yo personalmente siento que sí nos representa, a las mujeres transgénero y a las mujeres cisgénero, pues es una mujer cualificada, inteligente y muy poderosa que nos está visibilizando. Le agradezco por su valentía al mostrar desde su experiencia de vida a esta sociedad, la realidad de lo que somos y por resistir en un mundo que no está diseñado para nosotras. Seguramente su participación en este reality va a ser un éxito. 

También estoy gratamente sorprendida con el respeto y la normalidad con que la producción del programa ha manejado este tema, sin caer en amarillismo, ni morbo, aportando con realidades y sin caer en estereotipos a la visibilidad transgénero.