Publicidad
Redacción Cromos / 12 Feb 2022 - 7:00 p. m.

Lo que nadie nos dice de ser mamás

Es un trabajo de 24 horas, siete días a la semana, con todas las emociones juntas explotando y explorando galaxias desconocidas. Nadie nos dice lo complejo que es ser mamá.
Lo que nadie nos dice de ser mamás
unsplash
El trabajo de ser mamá
El trabajo de ser mamá
Foto: Pixabay

Nadie nos cuenta que no volvemos a dormir, que perdemos la libertad y que no importa lo que uno quiera, piense o sueñe, la prioridad son los hijos.

Y, entonces, nos montamos en ese barco siendo muy jovencitas, con cierta presión social -a veces- y con el ejemplo pesado de otras madres, abuelas y tías para quienes es inaudito cuestionar lo más intenso, fascinante y complejo que puede hacer una mujer. Nadie le dice a uno lo difícil que es ser madre. Y desde que adquirimos cierto sentido jugamos a la mamá, endiosamos el rol y es lo único que le compite al sueño del príncipe azul. Y ser mamá es dificilísimo. Entre más crecen los hijos, más demandantes son sus necesidades, más tiempo debemos pasar con ellos, más paciencia debemos tener y más difícil es organizar el tiempo y la vida para acompañarlos. Porque a los hijos hay que acompañarlos, mirarlos a los ojos, entenderlos, respetarlos, estar con ellos en sus sueños y actividades, y ser compasivos con sus caprichos. Eso nadie se lo dice a uno. ¿Mágico? Sí. Y hermoso, también. Son el motivo para despertarnos e intentar ser mejores en lo que hacemos. Son definitivos en las decisiones laborales que tomamos y en lo que dejamos de hacer.

La maternidad es paradójica, porque de ella depende la prolongación de la raza humana, tiene ese manto de misticismo pulcro e intocable que nos impide cuestionar el amor más grande que hay. Vaya usted y diga que no quiere tener hijos a ver con qué cara la miran. ¿Precioso? Sí. Absoluto, como nada, conmovedor e inigualable. No sé si hay emoción más intensa que la del hijo feliz, que la del abrazo de las mañanas, que la del “te quiero, mamá”. Tampoco hay dolor ni preocupación más grande que sus tristezas y sus problemas. La maternidad es bella, pero es muy difícil. Sépanlo las que nunca lo han sabido.

Autor: Vanessa de la Torre / @VANEDELATORRE

Te puede interesar leer: ¿Para qué sirve la fuerza de voluntad?

Lee más contenidos como este aquí

Recibe alertas desde Google News