Machismo en redes: ¿usted de qué lado está cuando consume contenido misógino?

Tenemos tres caminos: ignorar el meme, compartirlo o criticar al que te lo envió.

Pixabay

Todo comenzó por un chat. Un tío al que aprecio como si fuera mi padre me envió este chiste:

 

 
 

 

“Ese comentario es como si solo las mujeres pudieran cocinar y los hombres no. ¡¡¡Arriba la igualdad!!!!!”, le respondí. Inicialmente, mi mensaje era un párrafo en el que le exigía dejar de tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda clase. Desistí de enviarselo por miedo a que apenas leyera la primera línea.

Desde entonces, mi tío no ha vuelto a compartirme contenido susceptible de criticar (no quiero imaginar lo que él y sus amigos se adjuntan).

De un tiempo para acá combato todo lo que huela a discriminación. Es decir, todo lo que reduzca a la mujer al cliché de la abnegación, la cocina y la maternidad extrema.

Crecí oyendo frases que parecen tener una nueva vida en la era de las redes sociales. Ideas como “mujer que no jode es hombre”, “mujer tenía que ser”, "conduce mal el carro porque es mujer". La mitad de mi vida las naturalicé en un colegio franciscano y masculino y, en la otra mitad, me he dedicado plantarme al silencio cómplice o al "jejejeje" que hubiera podido responder a mi tío.

¿Qué podemos hacer desde nuestro lugar frente a los memes? ¿En la reunión dominguera debemos hablarles de frente a nuestros seres queridos, en mi caso tan dados a pensar en “los niños de azul, las niñas de rosado?

En una charla le pregunté a la feminista Catalina Ruiz Navarro por el papel de los hombres en temas como el aborto y el feminismo.  Nosotros tenemos dos caminos: el de la pasividad y el del activismo. Sin embargo, en este último, ¿cómo saber si es verdadero o una simple pose para llamar la atención? A continuación, cito a Catalina:

Interrupción del embarazo: “los hombres no pueden decidir sobre nuestros cuerpos y vidas. Lo hombres pueden decir lo que se les dé la gana, pero no son los que van a poner su panza para un embarazo, ustedes no arriesgan su vida en un parto, no pueden decidir sobre nuestra existencia. Pueden participar en el debate solo si es para apoyarnos”.

Feministos: “El feminismo es una postura política, por eso cualquier persona puede serlo. El problema es que los hombres a veces lo usan solo para levantar o lo usan para picárselas de progresistas”. 

Los falsos feministos: “si un hombre se identifica realmente con la causa feminista, le importa un carajo si se anuncia feminista o aliado, pone su ego a un lado para ayudar. Los incapaces de hacer esto evidentemente no son feministas”.

Estudié periodismo y, por suerte, he seguido el movimiento feminista 'Metoo'. Las entrevistas a mujeres que reflexionan sobre el machismo estimulan el desarrolo de un detector de discriminación que suelo aplicarme con rigor. Soy capaz de señalar y criticar comportamientos propios que perpetúan el lugar privilegiado de los hombres.

Después de años de replicar y abrazar el machismo, la purga interna ya va en el grupo familiar de chat. Con cualquiera estoy dispuesto a discutir con tal de frenar la viralización de contenidos que refuerzan arquetipos.

892837

2019-11-25T15:37:42-05:00

article

2019-11-25T16:30:59-05:00

ctorres_250930

cromos

Boris Zapata

Columnistas

Machismo en redes: ¿usted de qué lado está cuando consume contenido misógino?

81

3920

4001

Temas relacionados