Columnista Cromos

“Me dejó el tren”, un dicho que cada vez es menos cierto gracias a la ciencia

Según cifras del DANE, en el año 2017 existieron 148 embarazos en mujeres en un rango de 50 a 54 años de edad.

Foto: Getty.

En estos días me comentaba una paciente que últimamente se levantaba todas las mañanas con un pensamiento: que la estaba dejando el tren. Ella me manifestó su desesperanza y angustia, sobre todo porque veía a algunas de sus amigas “dichosas” por tener marido e hijos lo que aumentaba su ansiedad. Lo comprendí. ¿Qué harías si te dijeran que te quedan solo dos años para tener hijos? Probablemente pararían por tu cabeza todas las obligaciones y metas laborales que aun tienes pendientes o ese viaje que no has podido realizar, o todas esas desilusiones amorosas al intentar encontrar la pareja ideal para consolidar un proyecto de familia. (Ver: ¿Mamá después de los 40?)

En la actualidad, son cada vez más las mujeres que por distintos motivos tienden a postergar su maternidad. Pero, ¿es justo que “las deje ese tren” ?, ¿es justo que la mujer se tenga que enfrentar al dilema de elegir entre un embarazo en edades tempranas o cumplir a cabalidad sus expectativas académicas y profesionales?

La autonomía femenina es algo que debemos cuidar y defender como sociedad. Desde el campo científico es nuestro compromiso apoyar a la mujer para que la maternidad no dependa del reloj biológico y se convierta en una decisión tomada sin preocupaciones y en total libertad. La preservación de la fertilidad es un avance científico que surge como una alternativa para proteger a las mujeres del paso del tiempo y borra de forma permanente la batalla entre el tiempo y la posibilidad de ser madre de un bebe sano en un hogar que se encuentre preparado para su llegada.

Una mujer que llega a los 35 años puede congelar sus óvulos y usarlos 15 años después para ser madre a los 50. Según cifras del DANE, en el año 2017 existieron 148 embarazos en mujeres en un rango de 50 a 54 años de edad. ¡Entonces si se puede! aunque algunos prejuicios impongan límites a las mujeres para tener hijos, hoy la ciencia permite traer bebes al mundo con mamás más preparadas, poniendo como prioridad siempre la promesa de madres e hijos sanos en casa. (Ver: La maternidad me corrió un tornillo)

Como profesionales debemos prestar especial atención a la salud de la mujer que quiere quedar en embarazo considerando su edad. Las mujeres entre los 35 y 45 años, sanas en términos generales pueden ser mamás, siendo falso el señalamiento social que impone límites a las mujeres para quedar en embarazo.

Los únicos límites que deben existir al momento de tomar la decisión de ser madre son de índole médico, a mayor edad, existen ciertas complicaciones del embarazo que aparecen con mayor frecuencia, como los trastornos de la presión arterial, la aparición de diabetes gestacional, los problemas de restricción de crecimiento del bebé en el útero y complicaciones en el parto, entre otros.

Además de sobrepasar las limitaciones médicas, existen connotaciones éticas importantes que deben ser consideradas en todo comité institucional de cualquier centro de fertilidad en este país. Se debe ser cauteloso en evaluar la calidad de vida que va a tener el bebé en el mediano y largo plazo. (Ver: Mitos del embarazo que por fin tenemos que aclarar)

Por ningún motivo los prejuicios sociales son los que deben definir la edad ideal para ser mamá. ¿Cuándo es temprano y cuando es tarde? Eso lo dice la medicina.

“La dejo el tren” es un dicho controvertible y sin argumentos sólidos que angustia a miles de mujeres. Dejemos al tren atrás para confiar en la ciencia y en los criterios médicos en lo relativo a la maternidad.

 

Ricardo Rueda, Médico Ginecólogo especialista en Fertilidad de Reprotec.