Publicidad
Columnista invitado / 24 Aug 2022 - 9:24 p. m.

¿Qué culpa tiene Clara Chía Martín de enamorarse de Piqué?

¿Gerard Piqué es culpable por enamorarse de nuevo? El jugador de Barcelona parece atrapado en un melodrama que no tiene fin. Dejemos que Clara Chía y él se amen en paz.
Piqué le está poniendo el pecho a las balas y, como hace doce años con Shakira, se la está jugando por Clara Chía Martín.
Foto: Instagram

Sí, esta es una defensa al central Gerard Piqué. Imaginemos estar en sus zapatos en este momento. Las suelas queman, tanto como el amor intenso que llegó a sentir hace doce años por Shakira. Quizás es el mismo que ahora lo enfrenta a un mundo estupefacto que injustamente no puede concebirlo lejos de la colombiana.

Puedes leer: Shakira le declara “la guerra” a Piqué: irían a juicio por sus hijos

Aquí puedes encontrar más contenido como este

¿Quién dijo que el amor es para siempre? El escándalo suscitado por la separación se soporta en una idea anquilosada: que el amor es para siempre y todos estamos condenados a la monogamia. Error: ¡no es así! Cualquiera se puede volver a enamorar, si lo aplicamos a los “mortales no famosos”, mañana podemos empezar a sentir atracción por un compañero de trabajo y hasta por un amigo. Si eso lo vivimos nosotros, calculemos cómo lo pueden llegar a lidiar Piqué y Shakira, que son conocidos hasta en China continental.

Lee también: Superada Shakira: Las reveladoras fotos de Piqué y Clara Chía en un matrimonio

Nos duele reconocerlo, pero Gerard Piqué es un valiente

Tarde o temprano tenía que pasar. Piqué le está poniendo el pecho a las balas y, como hace doce años, cuando conoció a Shakira, se la está jugando por Clara Chía Martín. Las fotos abrazándola, rodeado de amigos, es el comienzo del fin de la tormenta. ¿Por qué digo que es el inicio del fin? Porque en adelante vamos a tener que acostumbrarnos a verlos juntos, debemos aprender a aceptar que un nuevo sentimiento está floreciendo y la vida también continúa para Piqué.

Si yo fuera el catalán, volvería al celular no inteligente para abigarrar mi intimidad. El defensor del Barcelona es una estrella que sabe protegerse, nadie sale del closet del amor sin estar preparado para la cascada de diatribas.

Insisto: si fuera él, cerraría por un tiempo las redes sociales. Los creyentes del amor de manual esperaban que Piqué estuviera de luto por un tiempo indeterminado. Por eso aplaudo la valentía de oficializar su romance, así dure apenas unos días.

Ojalá yo tuviera un 10% de su valor para ir por mis conquistas personales. Tampoco podría posar con mi nueva pareja, me faltarían cojones para la oficialización. Sin embargo, lo que no tengo de aguerrido, lo tengo de comprensivo. Estoy en contra de los que critican a Piqué y de los que perciben a Shakira como la víctima. El amor es dinámico, en la mayoría de ocasiones está condenado a morir y aceptar una nueva realidad demanda altas dosis de inteligencia emocional.

Fans de Shakira: Piqué no actúa

La verdadera cara de Piqué y de Shakira se conocerá en el juicio por la custodia de sus hijos. Quiero terminar este texto dejando algo claro: en este amor fallido no hay víctima ni victimario. A la prensa y a los fans de la cantante barranquillera les digo: ¡Basta de satanizarlo! Él no es belcebú ni Shakira es el cordero de dios.

Los juicios de valor son reduccionistas, Piqué nos lo está demostrando con plastilina. Cierro con la siguiente invitación: déjenlo en paz, acostumbrémonos a los abrazos y a los besos con la bella Clara Chía Martín.

Autor de la columna: Alberto Ochoa Mackenzie.

Síguenos en Google Noticias