Columnista invitada / 12 Jan 2022 - 9:20 p. m.

Qué es el remordimiento sexual, el sentimiento de error por tener sexo con alguien

Es un sentimiento que queda después de una mala experiencia. Es un malestar que toca el alma y puede llenarnos de inseguridad y desconfianza.
Cinco tabúes sexuales
Unsplash
5 hábitos saludables para mejorar la vida sexual de las mujeres
5 hábitos saludables para mejorar la vida sexual de las mujeres
Foto: Pixabay

La primera vez que escuché esa expresión fue a una persona cercana que hablaba sobre el “guayabo moral” al día siguiente de haber tenido sexo por primera vez con alguien, y que resultó ser una mala experiencia.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Te puede interesar: Por qué el sexo y las ganas de “ser normales” no pueden convivir en pareja

Muchos dirán que eso pasa por la velocidad de las relaciones entabladas en los días de hoy, en los que rápidamente se busca ir al grano sin involucrase emocionalmente. Pero no creo que sea tan sencillo, el remordimiento sexual ocurre cuando no hay un buen criterio a la hora de decidir con quién tener sexo.

Mas allá de penetrar, tener orgasmo, pasar un rato placentero, la sexualidad es comunicación entre mi cuerpo y mis emociones, y entre mi cuerpo y el de otra persona. Con la sexualidad comunicamos sentimientos positivos, negativos, miedos, expectativas y amor, pues el cuerpo siempre habla.

Cada experiencia que tenemos es parte de nuestra historia y memoria emocional, que juegan un papel importante a la hora de la entrega al placer. Lo que guardamos, sea negativo o positivo, va a ser lo que se verá reflejado en la forma de vivir la sexualidad. Cuando entendemos ese proceso de comunicación, esa fuerza que tiene sobre nuestras emociones, el encuentro sexual va más al criterio de las elecciones que al placer del momento.

Lee también: Estos son los beneficios de la risa

El placer es vital, es parte de nosotros, pero para que tenga un efecto realmente significativo es necesario tener madurez, aprendizaje y determinación. El mundo rápido de hoy, con relaciones líquidas, en las que no se profundizan los sentimientos, lleva a esos vacíos que algunos creen que se solucionan con una faena sexual. Dicha faena, al día siguiente, despierta la sensación de remordimiento y el placer, que debería quedar grabado en la historia personal, se pierde en medio de tantas desilusiones. Escucharnos antes de tomar una decisión es más seguro que buscar llenarse de placeres momentáneos.

Autora de la columna: Flavia Dos Santos.

Recibe alertas desde Google News