Publicidad
Columnista invitada / 13 May 2022 - 4:08 p. m.

Sea autocrítico: ¿cree que vivimos en una sociedad narcisista?

Estamos en una sociedad que no sabe amar ni recibir amor, pero se queja de la soledad, que quiere marcar la diferencia propia y no acepta las de los demás.
Sea autocrítico: ¿cree que vivimos en una sociedad narcisista?
La necesidad de ser reconocido en redes sociales puede afectar nuestra empatía.
La necesidad de ser reconocido en redes sociales puede afectar nuestra empatía.

Algunos historiadores creían que con el final de las guerras entraríamos en una apatía generalizada. Lo que no se imaginaban era que una nueva guerra estaba por iniciar… me refiero a la guerra por el reconocimiento o la guerra del narcisismo.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Lee también: Día de la madre: ¿celebrarlo es un acto machista que debería abolirse?

Actualmente es una palabra que se puso muy de moda, que se usa para definir a cualquier persona en varias situaciones. En realidad, es un concepto propuesto por Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, a partir del mito griego de Narciso, un personaje encantado con su propia imagen reflejada en un lago, ciego de los encantos de la ninfa Eco, quien estaba enamorada de él. Narciso era incapaz de percibirla, ya que solo tenía ojos para sí mismo.

Entonces termina siendo tragado por las aguas del lago y nunca logró amar ni saber qué es ser amado. Freud utilizó ese modelo para entender el origen del yo y cómo nos construimos en términos de personalidad y autoestima. Lo que hoy vivimos en esta era de la guerra del reconocimiento es el narcisismo exacerbado, patológico, en el que cada vez más las personas están enamoradas de su propia imagen y son indiferentes y distantes del otro, con falta de tolerancia y empatía.

Te puede interesar: Laura Tobón es la protagonista de la nueva edición de la revista Cromos

Es el momento para cuestionarnos qué estamos haciendo con nuestro narcisismo, que es la base de la autoestima, y de pronto se tornó la piedra que bloquea la comunicación y la expresión del amor con la pareja, los familiares, los amigos y tantas otras personas. Para ser apreciado y amado es necesario, antes de todo, aprender a ver y a escuchar.

Autora de la columna: Flavia Dos Santos.

Recibe alertas desde Google News