Doctora corazón

Seis claves para tu bienestar sexual

Tener una relación íntima satisfactoria asegura plenitud en muchos otros aspectos de la vida. Por eso, aquí les doy algunos consejos para que enriquezcan eso que ocurre en la cama.

Ilustraciones: Getty.

El sexo hace parte de nuestra salud, de cómo nos vemos a nosotros mismos y de cómo nos aceptamos como seres sexuales que desean y son deseados.

Lo que compartimos con nuestra pareja y lo que recibimos de ella en el sexo hace parte de una de las claves de la felicidad para los adultos. 

Desde hace más de diez años investigo sobre el  bienestar sexual y veo cómo contribuye a que tengamos herramientas para ser felices. Para escribir mi libro Sexo sin comillas estudié el comportamiento sexual de más de 100 personas y hoy sé que una sexualidad satisfactoria repercute en una vida mucho más plena. Por esta razón, aquí van mis seis pasos para empezar a trabajar en ello:

1. Acepta y habla de tu sexualidad 
Este paso puede ser divertido para algunas personas y un verdadero desafío para otras. La aceptación de nuestra sexualidad nace en el momento en que podemos hablar de ella para mejorarla. Para quien descubre su sexualidad es óptimo que pueda verbalizar lo que le interesa, lo que le gusta y lo que le genera curiosidad. Hay personas más abiertas y que conocen más del tema, es útil conversar con ellas para seguir aprendiendo dentro de un marco de respeto e igualdad. Paréntesis: diga no a los chistes verdes, que menosprecian a la mujer; eso, por suerte, está muy mal visto en estos tiempos.

2. Aprecia los signos de satisfacción
Tengas el estado civil que tengas, tu vida sexual puede ser activa y maravillosa si la incluyes en tu menú de bienestar. Lo importante es que la diseñes teniendo en cuenta las dos partes. Recuerda que una vida sexual basada en la escucha siempre será más larga y te traerá más plenitud. Pregúntale a tu pareja qué es lo que le gusta o cómo se siente mejor.  Lee sus señales. Un cuerpo satisfecho se detecta porque contagia placidez y excitación.

3. Cuida tu cuerpo y dale lo mejor
Tu vida sexual empieza desde cómo ves y valoras tu cuerpo, para luego pasar a  cómo lo compartes. Busca relaciones de respeto que te den tranquilidad. Si tu cuerpo no da buenas sensaciones, hazle caso. No permitas que nadie ponga en riesgo tu salud: utiliza siempre preservativo y no consientas relaciones sexuales sin protección bajo la premisa de que disminuye el placer. El bienestar se construye porque ambos se desean, ambos comparten y ambos se cuidan en la relación.

4. Busca un círculo de confianza
Hablar de estos temas en público no es fácil, pero si encuentras amigos de confianza para compartir con respeto tus inquietudes, darás un gran paso hacia la autoconfianza y el mejoramiento de tu vida sexual. Si prefieres hacer esto con tu pareja, te aconsejo que lo hagas de forma gradual: empieza por los temas básicos hasta llegar a los más complejos. Las mejores parejas son las que hablan abiertamente de lo que ocurre en la  intimidad.

5. Con los cinco sentidos
La verdadera autoconfianza íntima se logra al tener sexo con los cinco sentidos. Siempre, según tus gustos, sin presiones y sin ninguna necesidad de quedar bien con nadie. Tú decides, desde la plenitud y la madurez. Un encuentro solo debe ocurrir cuando se desea, se tienen ganas y te hace feliz. No chantajees con el sexo y no lo des a cambio de nada. Si por alguna razón no lo disfrutas, detente. Busca siempre tu bienestar, las posturas que te traducen mayor satisfacción y permítete ser libre y completa en tu relación.

6. El sexo es un universo que va más allá
La penetración es lo que muchos han definido como sexo. Esto es falso. Las caricias, los besos y los abrazos hacen parte de tu vida sexual. La penetración es una parte, nada más. Recuerda que muchísimas parejas han abandonado el coito y son inmensamente felices. Sé creativo, busca nuevos puntos para erotizar a tu pareja y no repitas el mismo procedimiento cada noche.
 

 

últimas noticias