¡Soy madre divorciada y quiero volver a tener novio!

No es fácil empezar una nueva relación cuando hay niños de por medio. Les doy unos consejos para lograrlo.

Hola, Doctora Corazón:


Leo muy seguido su columna y confío en que recibiré un muy buen consejo para mi situación.

 

Soy una mujer de 25 años y tengo una niña de 3. A los pocos días de haber dado a luz, descubrí que mi esposo me era infiel y decidí iniciar el proceso de divorcio.

 

Desde entonces, la relación de él con la niña se limita a una visita cada dos meses y ella accede a sus llamadas de mala gana.

 

Yo estuve dos años soltera y disfrutando de la infancia de mi bebé. Salíamos juntas, la llevaba al colegio, compartíamos mucho tiempo las dos. Hace un tiempo empecé una nueva relación con un joven muy noble y amoroso, que la quiere mucho y nos acompaña en nuestros paseos de fines de semana, pero mi hija por momentos se porta muy mal con él, dice que no lo quiere y no permite que él me toque.

 

Sé que el papá no le habla mal de mi novio a mi hija y sé que mi novio la ha tratado siempre con cariño y respeto. Asumo que le es difícil compartir con otros el tiempo que solo pasaba conmigo, y me gustaría saber cómo sobrellevar el tema para tener una relación sana y completa.

 

Querida lectora,

 

Gracias por enviar su carta a Doctora Corazón. El caso que me cuenta es algo habitual y tiene soluciones a futuro, si lo maneja bien.

 

Cada vez que hay un divorcio es necesario saber que las piezas se desencajan y los niños quedan en la mitad del rompecabezas. Cuando hay un divorcio, la vida resulta más fácil en algunos aspectos y más compleja en otros. Con respecto a las nuevas parejas, conozco bien el caso y sé que hay que tener paciencia y marcarse unos objetivos para llevar la convivencia dentro de lo que llamamos razonable y en paz.

 

Lo que ocurre es que la percepción de su pareja no es la misma para usted que para su hija. Si quiere que ella acepte a un nuevo hombre a su lado, el trabajo es de los tres. Usted puede promover cambios que ella irá aceptando y comunicar siempre en positivo lo que genera esa compañía.

 

Poco a poco la convivencia conlleva confianza y ahí es donde el terreno lo va ganando su pareja. Si su hija no quiere que él la toque, es mejor que vaya despacito y no introduzca todos los cambios a la vez.

 

En cuanto a usted, le conviene ser paciente y demostrar fuerza para que este cambio se haga a favor suyo y de su hija.No siempre será sencillo. Tendrá que negociar los términos con su nueva pareja y con su niña. Los tiempos, los horarios y las cosas que compartirán.

 

El tiempo dará respuestas. Aunque en un primer momento hay rechazo, puede que en el futuro las cosas cambien y haya respeto y cariño. Los niños están siempre de la mano de quien los quiere y los cuida, de quien los atiende y les pone atención.Para su nueva pareja esto debe ser claro. Si él entiende que es tan importante quererla a usted como a su hija, las cosas se irán poniendo en su lugar. Sin presionar, llevándolo con calma y compartiendo desde el respeto, todo es posible.

 

No se preocupe, tenga fuerza y plantee objetivos sinceros. Si quiere ser feliz, trabajará para lograrlo. 

 

Ocho consejos para madres divorciadas que desean tener una nueva pareja:

 

1. La madre y el padre de los niños siempre serán la madre y el padre. Pueden darse cambios en la convivencia y en el orden del matrimonio, pero conviene saber que nadie será borrado del mapa.

 

2. Presente a su novio cuando tenga claro que hay un interés real. El día en que los niños conocen a su pareja es especial, ellos son muy observadores y no son políticamente correctos. 

 

3. Busque espacios para compartir a solas con sus hijos. Condúzcalos a buenas lecturas, buenos hobbies, buenas conversaciones y buenos paseos. 

 

4. Si no tiene nada bueno que decir, mejor no abra la boca. No tiene mucho sentido hablar pestes del padre del niño porque eso, lejos de ayudarlo, le creará conflictos e inseguridades.

 

5. Para ningún niño es fácil afrontar el divorcio de sus papás. El ideal es que perciban que él o ella es lo más importante.  Comparta con sus hijos tiempo de calidad. 

 

6. Presentar a una nueva pareja siempre será un paso grande y toma tiempo. No pretenda que sean mejores amigos el primer día. Busque lo que su pareja puede compartir con sus hijos, sin forzar situaciones. No es un sustituto del padre, esto es clave para que ellos acepten a su pareja.

 

7. Hijos no hay más que los que tiene. Parejas, por el contrario, puede haber más. 

 

8. Hablar con sus hijos es la forma de saber si va bien o si tiene asuntos por resolver. 

 

 

Envía tu carta a [email protected] - Autora experta en relaciones de pareja. 

 

Todas las cartas serán respondidas, pero sólo una será publicada en la próxima edición.

 

Al enviar tu carta estás autorizando a Revista Cromos para que sea publicada. 

 

Gracias por escribir a María Pasión, Doctora Corazón.

 

Ya puedes seguirme en redes:

(Facebook)

(Twitter)

(Instagram)

 

Foto: iStock.

 

 

últimas noticias

Los pros y contras del teletrabajo

Las víctimas también podemos ser malas

El propósito incumplido de 13 Reasons Why