Columnista invitado / 7 Jun 2022 - 5:06 p. m.

¿Y si dejamos en paz a Shakira y a Piqué, y nos ocupamos de nuestras vidas?

Somos adictos a los chismes y casi que por defecto los aceptamos con tal de saciar nuestra sed de recrear una historia con una víctima y un victimario. Dicha actitud lo único que demuestra es la vacuidad del espíritu de los colombianos. “¡Estudien, vagos!”, diría la filosofa y congresista.
Shakira and Gerard Pique going out of the Ritz Hotel to go to the airport.
Paris, France.
<P>
<P>Pictured: Shakira and Gerard Pique
<P>
<B>Ref: SPL288570  150611  </B><BR/>
Picture by: KCSPresse / Splash News<BR/>
</P><P>
<B>Splash News and Pictures</B><BR/>
Los Angeles:	310-821-2666<BR/>
New York:	212-619-2666<BR/>
London:	870-934-2666<BR/>
photodesk@splashnews.com<BR/>
</P>
Foto: KCSPresse / Splash News
Shakira nació el 2 de febrero de 1977 en Barranquilla. Tiene 45 años.
Shakira nació el 2 de febrero de 1977 en Barranquilla. Tiene 45 años.
Foto: Pixabay

Las redes sociales le dieron un empujón a una puerta que estaba entreabierta: “¡Que pase la estupidez humana!”, diría la señorita Laura.

Lee también: El impacto que podrían tener los hijos de Shakira y Piqué por la separación

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Además de la imparable exhibición diaria de amigos, familiares y desconocidos, en el país tenemos que aguantarnos la contienda presidencial. Que el uno dijo esto, que perencejo aseveró lo otro. ¿Los candidatos no se cansan de tanto golpe? Ser todos los días la señorita Laura, consumiendo y publicando supuestas novedades de X situación, nos hace más infelices e insensibles. Pero no nos damos cuenta de lo que somos, al menos digitalmente. No queremos darnos cuenta para evitar solucionar nuestros propios problemas.

A falta de novedades en la contienda Johnny Depp-Amber Heard, los medios de comunicación y las redes sociales nos llenan los bolsillos con la separación de Shakira y Gerard Piqué. Ahora la Depp de esta novela es la colombiana y la Amber es el futbolista del Barcelona, quien supuestamente le ha sido infiel con ésta y la otra, mientras Shakira se encarga de seguir esculpiendo su leyenda con lanzamientos musicales, estudios universitarios y conciertos.

Un puñado de periodistas en Europa hilan tan fino que le dedican páginas a la supuesta sumisión de Shakira. Sin saber bien los detalles (solo que están por separarse), la ubican como “la maniatada” frente a un insaciable sexual mucho menor que ella. Yo que pensaba que el subdesarrollo mental era patrimonio de Colombia y resulta que no… “Que pase el miserable Gerard Piqué”, también diría la señorita Laura.

Videntes, astrólogos, todos meten la cuchara. Y lo peor es que viven de eso. ¿En qué momento dos mil años de historia terminaron en un ejército de periodistas, paparazis y consumidores esperando saber si Shakira y su expareja llegan por separado a Cataluña?

Te puede interesar leer: Se viraliza una entrevista de Shakira donde no se dejó tocar inapropiadamente

Usted y yo estamos más cerca del planeta Plutón que de Shakira. Por más de que la barranquillera sea una estrella distante, ¿no creen que es justo respetar su situación personal? ¿Qué nos ha hecho Shakira para que hagamos de su imagen un ritual vudú que la perjudica a ella y a su familia?

La haríamos un magno favor y a todos los que están en el foco de los linchadores si la dejáramos en paz o si la discusión estuviera enfocada en su obra musical. Cuando mucho se habla de alguien (pero poco se lee o se escucha) es porque nos seduce más su fama y su imagen que su esencia. Y Shakira es una genia como García Márquez, Fernando Vallejo, Laura Restrepo, Lucho Bermúdez, Jairo Varela, Pilar Quintana y tantos otros compatriotas que parió esta tierra ahora empachada de Camilos, Epas Colombia, Yinas, Rodolfos, Duques y James Rodríguez.

Autor de la columna de opinión: Alberto Ochoa Mackenzie.

Síguenos en Google Noticias