Opinión

¿Cómo identificar a un joven fascista colombiano en pleno siglo XXI?

En la final de Rusia 2018, un primo quitó mérito al triunfo de Francia ante Croacia, diciendo que Pogba, Kante y Matuidi, hijos de inmigrantes africanos, son menos franceses que los blancos Griezmann y Giroud.

AFP

La lista está inspirada en mi primo. Si el lector se siente aludido, la culpa no es mía.

1. Por lo general el fascista colombiano está en contra del aborto, incluso cuando el embarazo es por violación. No comulga con ninguna de las tres causales que permiten su práctica legal en Colombia. Al momento de explicar sus razones, recurre a un ser supremo y al arcaico argumento de  “es que la sabia naturaleza...”(También le puede interesar La soledad de la mujer que aborta).

2. El facho también se muerde la lengua para criticar a Trump. Está a favor de la construcción del muro y de la separación de familias inmigrantes, pues ellas se lo buscan por andar en tierra ajena.

3. Para el facho los problemas de Colombia empiezan en Venezuela. Por culpa de los vecinos, Bogotá, Cali, Cúcuta, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga se han vuelto ciudades invivibles.

El facho quiere que el presidente electo cierre fronteras. Argumenta que, si escasean recursos para ofrecer garantías a los locales, tampoco debe haber plata para los de afuera, por eso es mejor que no los dejen pasar.

Se le olvida la cantidad de compatriotas que salen todos los años a buscar mejores oportunidades en Estados Unidos, Canadá, Australia y Europa. Ignora que en Venezuela, Ecuador, Chile y Argentina hay una colonia grande de colombianos.

El facho le da la bienvenida al extranjero siempre que sea europeo o norteamericano.

4. Interpreta el conflicto colombiano como si fuera una película de acción de los años ochenta. Según él,  unos manes por allá en el campo un día se despertaron con ganas de ser los malos del paseo. A un facho no le interesa saber qué fue El Bogotazo, el magnicidio de Guadalupe Salcedo, la Operación Marquetalia, el Estatuto de Seguridad, el genocidio de la Unión Patriótica, la Constitución del 91.

Por supuesto, el discriminador no se ha leído la bibliografía sobre Colombia disponible en Internet, bibliotecas y librerías.

Un consejo para el facho: lea a Antonio Caballero, Alfredo Molano, Olga Behar, Jorge Orlando Melo, a Jorge Cardona.

5. Cuesta creerlo, pero hay fachos homosexuales. Son los fachos gays que se creyeron el cuento del castrochavismo, por eso votaron por el que votaron aunque el candidato en cuestión y su partido no reconozca los derechos de la comunidad LGBT.

6. El facho es indolente con la situación del prójimo. Cuando está en su carro, esperando a que el semáforo cambie a verde, critica a las familias que están trabajando o pidiendo dinero. Achaca el problema a las malas decisiones de las mamás, porque sostienen que taren muchos hijos al mundo para mendigar, como si el problema real no fuera de corrupción estatal, el acceso a educación, la salud y oportunidades laborales.

7. Por último, el facho está a favor de la esterilización forzada de ciertas personas. Y de la mal llamada “limpieza social”.

El facho es de los que dice “el que es pobre en Colombia es porque lo quiere ser”.

 

 

801003

2018-07-18T17:23:15-05:00

article

2018-07-18T19:00:31-05:00

ctorres_250930

cromos

Alberto Ochoa Mackenzie

Cromos

¿Cómo identificar a un joven fascista colombiano en pleno siglo XXI?

70

3754

3824