Consentir a mamá todos los días es un regalo que no tiene precio

¿Sin plata para comprar un regalo para mamá? Aquí hay algunas soluciones con las que le demostrarás cuánto le importas.
Consentir a mamá todos los días es un regalo que no tiene precio

Los mejores regalos sin duda, son los que se dan con amor, los que están cargados de sentimientos, buenos deseos y gran significado. En fechas especiales como esta, es bueno tenerlos en cuenta no solo porque tal vez no se disponga de mucho dinero para comprar objetos, sino por recordar la importancia de fortalecer los lazos afectivos con quienes amamos, de una forma especial y diferente.

Aquí te damos algunas opciones que puedes tener en cuenta para demostrarle a esa persona especial, cuanto la amas:

 

Los abrazos y palabras del corazón

Un abrazo de alguien que quieres puede hacer que tu día cambie totalmente, sobre todo si no acostumbramos a recibirlo todos los días, o si la persona que nos lo da es alguien que no vemos usualmente. Decirle a mamá, que la amas y recordarle lo importante que es en tu vida, seguramente hará que se dibuje una gran sonrisa en su rostro. Los abrazos recargan de energía y son una demostración de afecto indescriptible.

 

Un desayuno especial

¿A quién no le gusta que le cocinen su plato favorito? Despertar a mamá con una preparación inesperada hará que su día empiece con pie derecho. Nada como consentirla con eso que ella hace todos los días por ti. Ni siquiera es necesario ser un experto en la cocina, un buen desayuno puede estar acompañado de una porción de fruta, un jugo natural y algún otro acompañante como pan, cereal o huevos, nada del otro mundo, es cuestión de imaginación. No está de más una notica que diga cuanto la amas o una flor que le dé tu toque personal al plato. Un detalle que no te cuesta mucho pero que para quien vaya dirigido tendrá un significado especial.

 

Las cartas, palabras que no se olvidan

Nadie dijo que es fácil decirle a mamá cuanto la amas, mucho menos hacerlo de forma oral. Para aquellos que no se les da mucho expresar sus sentimientos, una gran opción siempre serán las cartas o notas espontaneas. Además de tener un gran significado, es un regalo que perdura no solo en los recuerdos, sino  que cualquier día puede recobrar emociones con volverla a leer.  ¿Qué le dirás a mamá para que nunca olvide?

 

El tiempo, la mejor inversión

Los regalos no siempre tienen que venir envueltos en papel, sobre todo cuando su contenido no cabe en ninguna caja. El tiempo es algo valioso que damos y que nunca tendrá igual significado ni podrá ser devuelto. Planear una tarde con mamá o en familia, haciendo cosas simples como ver una película, conversar acompañados de un buen vino, o bajo el sol de una tarde de picnic, hacen parte del mejor regalo que puedes darle a los seres que amas. Compartir momentos no tiene precio, sobre todo cuando le ponemos un sello personal.


¡Hoy lo hago yo!

Las mamás suelen tener una serie de rutinas del día a día que después de un tiempo no resultan muy divertidas. Limpiar, cocina, ir al mercado, encargarse de la empresa, hacen parte del sinnúmero de labores que al menos por un día podríamos hacer por mamá o ayudarle, así quitamos peso a esos quehaceres rutinarios y compartimos con ella mientras disfrutamos de una buena conversación y compañía. Después de todo lo más importante es recordarle cuanto la amas y cuanto valor tiene para ti cada cosa que hace.

 

Dejar a un lado los malos momentos

Todos los seres humanos pasamos por situaciones complicadas y existen algunas que nos llevan a tener diferencias con las personas que nos rodean y que indiscutiblemente hacen parte esencial de nuestras vidas. Hoy puede ser uno de esos días en que las cosas no van muy bien con mamá. Hoy es un buen día para empezar de nuevo, para ofrecer disculpas por los malos entendidos, cambiar aquello que no la hace muy feliz, recordarle cuanto la amas y empezar de nuevo. ¿Te animas?

 

Foto: iStock.

 

últimas noticias

Cinco curiosidades sobre los zurdos

¿Es malo quedarse en la cama todo el día?

Sexo oral en la primera cita ¿sí o no?