Ginger y Rosa en busca de lo imposible

CROMOS recomienda las siguientes producciones cinematográficas, unas buenas otras muy flojas. Para no dejar de leer.
Ginger y Rosa en busca de lo imposible

Ginger y Rosa

Director: Sally Potter.

Juntas probaron el cigarrillo. Juntas supieron cómo se sentía un beso en la boca. Juntas pidieron aventones para escapar de la ciudad. Juntas conocieron el mundo y juntas también se chocaron con las desilusiones que conlleva vivir y entender que una amiga del alma puede causar decepciones devastadoras. Ginger y Rosa son las típicas adolescentes que llegan a la edad en la que quieren saborear todo lo que la vida tiene para ofrecerles, el único inconveniente es que ellas viven su juventud después de la caída de la bomba de Hiroshima, en medio de la zozobra que producía la posibilidad de una guerra nuclear y durante la década de los 60, años de gran agitación intelectual en los que muchos buscaron una libertad ilimitada que cruzara las fronteras que imponía una sociedad entregada a Dios. Por eso, aunque en principio podría pensarse que es una película para adolescentes, muy pronto es evidente que esas dos jóvenes solo son el medio para presentar la desazón que produjo ese momento histórico y para filosofar sobre la política, la religión y la vida. Un impecable manejo del color y unos primeros planos hermosos se usan en función de una historia en la que estas dos amigas se alejan por sus diferencias. Solo hay algo que las une: el papá de Ginger, a quien ella admira profundamente, pues de él heredó su amor por la libertad, la poesía y la política; Rosa, por su parte, podría encontrar en él al hombre con el que siempre soñó. Entonces, el librepensamiento de Ginger tal vez se vaya en su contra y deba enfrentarse a la mayor traición que haya podido imaginar.  Entre la triste trompeta de un jazz melancólico y la euforia del Tutti Frutti, oh Rudy, de Little Richard, transcurre la historia de estas dos amigas que, a pesar de haber crecido juntas, poco se parecen la una a la otra. Ginger es pelirroja, dulce y apasionada. Rosa es pelinegra, triste y fría. Ginger se roba la cámara con su belleza hipnótica, su burbujeante personalidad y sus ganas de cambiar el mundo. Rosa llama la atención con su melancolía, su espíritu desencantado y su idea de que solo el verdadero amor podrá salvarla. Nada es más acertado en esta producción que la elección de Elle Fanning y Alice Englert para interpretar a esas dos jóvenes, pues parecen actrices veteranas capaces de lograr lo imposible. Star Trek: En la oscuridad Director: J.J. Abrams Mucho se habló de la segunda película de Star Trek antes de que se estrenara, pero ahora que ya está en las salas de cine, no hay mucho que decir. La tripulación del Enterprise, navegada por el Captitán Kirk (Chris Pine), busca a Khan (Benedict Cumberbatch), un hombre que hace parte de una raza superior creada para derrotar al que sea en cualquier guerra, y que ahora es un peligro suelto. La acción es lo único que importa. El héroe sale de un conflicto del que no parecía poder sobrevivir, para volver a hundirse en otro aprieto que de manera ruidosa y dramática vuelve a esquivar. Es divertida, pero no memorable. Por los buenos tiempos Director: Fisher Stevens Puede que Al Pacino, Alan Arkin y Christopher Walken ya estén más allá del bien y del mal. Que ya no les importe si el libreto es malo o bueno. Que a estas alturas les valga un pito su reputación. Pero, para admiradores como yo, es una tristeza verlos en esta cinta que ni es comedia ni es drama, ni exhibe gracia alguna al contar la historia de tres antiguos delincuentes que quieren volver por sus fueros a la tercera edad. Floja por donde se la mire. Qué lástima.