El día que Brigitte Bardot cantó un bambuco colombiano en Francia

En junio de 1963, grabó El Cuchipe. La disquera Philips reseñó mal el nombre de su autor, que es en realidad Eduardo Gómez Bueno.
El día que Brigitte Bardot cantó un bambuco colombiano en Francia

Tremenda sorpresa se llevaron los televidentes franceses el 1 de enero de 1963 cuando vieron la sensual imagen de Brigitte Bardot vestida de «campesina latinoamericana», rasgando una guitarra y cantando una copla que rezaba «de Chiquinquirá yo vengo / de cantar una promesa / ahora que estamos solitos / dame un besito Teresa». Mientras esta mujer, símbolo sexual del momento, cantaba tapada de la cabeza a los pies, en el set del programa A vos soutaits, dos músicos con pinta de latinos la acompañaban con instrumentos de cuerda. 

Su escultural cuerpo quedó oculto bajo una blusa de hilo blanco, bordada en negro y una falda larga con arandelas de terciopelo y randas de colores. Su hermosa cabellera rubia estaba cubierta con un pañolón verde y un sombrero de copa alta. ¡Cómo era posible que Brigitte ocultara sus curvas para cantar «qué hay de chuchipe, qué hay de cuchipe, qué hay de Dolores»!.

 

DSC_5020

 

Uno de los televidentes más consternados fue Eduardo Caballero Calderón, quien en el momento oficiaba como representante de Colombia ante la Unesco. En ese momento le contó a Cromos que apenas escuchó a «esa criatura diabólicamente angelical de grandes ojos ingenuos, labios carnosos, una apariencia de niña buena y una voz apagada de mujer mala», sintió una descarga eléctrica por todo el cuerpo.

En su relato, Caballero Calderón describió así el momento en el que Brigitte se paseó con su voz melcochuda por las letras del maestro Eduardo Gómez Bueno: «Un repique de pandereta rodeada de cascabeles, un galope de tiples adornados con cintas tricolores resulta Chiquinquirá en la boca de esta francesita boyacense que era Brigitte Teresa o Brigitte Dolores, en la pantalla de la televisión. La B. B. es un fenómeno indiscutible como la bomba atómica o el muro de Berón oriental o la devaluación del peso o el arte abstracto».

Fueron 10 los números que cantó y bailó Brigitte aquella noche y en los que les dio gustó a sus seguidores llevando sus tradicionales escotes, faldas cortas y dando rienda suelta a su agraciada cabellera. El cuchipe fue una curiosidad más en aquella presentación en la que además se montó sobre un piano y cantó almibarada entre una hamaca.

 

 

París Match hizo, como era de esperarse una intensa crónica de la noche y le cedió fotos exclusivas a Cromos que hicieron parte de la portada y de varias páginas interiores. Allí reseñaron que los músicos que acompañaron a la diva tocando el bambuco eran colombianos y los identificaron como Pedro y Narciso.

Seis meses después, la Bardot grabó El Cuchipe en un disco de 45 resoluciones bajo el sello Phillips. Lo curioso es que allí citaron mal al autor de la canción y le dieron todos los créditos a un tal Ismael Orosco (sic).

En 1965, durante una escala técnica de su avión en Bogotá, la misma Brigitte le confirmó al periodista de El Espectador Arturo Vélez que eligió cantar El Cuchipe aquella noche porque le parecía una canción muy bella. «Unos amigos en París me la enseñaron y la sé tocar en guitarra».