«Julia Roberts es la que debe responder si beso bien o no» Clive Owen

El esperado momento llegó. El actor británico habló de su vida en el conversatorio que tuvo con Monika Wagenberg, directora del FICCI. 
«Julia Roberts es la que debe responder si beso bien o no» Clive Owen

Cerca de 700 personas esperaban con emoción al gran invitado del Festival. Clive Owen, el rebelde galán de Hollywwod que se dió a conocer con más fuerza desde Identidad desconocida, El Rey Arturo y Closer llegó a la charla, con la intensión de promocionar su última película Lazos de sangre, dirigida por Guillaume Canet, en la que tiene un acento más neoyorquino al interpretar a un chico malo de los años 70 que lucha por cambiar su estilo de vida. 

Pero antes de la película, habló de su vida. Nos contó que su inicio en el mundo de las tablas fue a los 13 años participando en una obra de teatro del colegio. Años después por la recomendación de un profesor logró ingresar junto a 16 personas a la Real Academia de Arte Dramático al presentar un monólogo de Shaskpeare durante tres minutos. Desde ese momento solo pensaba en hacer teatro, nunca imaginó llegar al cine o a la televisión, y, fue en la academia, en donde aprendió la disciplina necesaria para prepararse de manera rigurosa con cada personaje que interpreta antes de entrar al set.

Sin embargo, Owen sabe que el éxito de un buen personaje va más allá de la preparación individual, «un buen guión es clave y un buen director también porque es el encargado de tomar desiciones importantes todos los días y de dirigirte a ti y al resto del equipo para que la película salga bien. Por eso, a la hora de aceptar un papel, tengo muy presente si el guión y director son buenos.» Ha tomado buenas desiciones, tanto así, que él mismo se ha sorprendido con los buenos resultados, «una de las sorpresas más agradables fue con la película Sin City, porque durante tres semanas actué delante de una pantalla verde sin saber que estaba haciendo y al final, ver el resultado que logró Robert Rodríguez, fue increíble por lo fiel que fue a la novela gráfica.»

Claro que ahí no acaban los secretos de este actor que se propuso interpretar a distintos personajes en cada película «quería sentir el desafío y explorar en diferentes géneros y mundos». De esta manera el polifacético Owen ha logrado la admiración de los amantes del cine que confían en su gran actuación y que con mucha emoción aprovechan cualquier oportunidad, como un conversatorio en el marco de la 54° edición del FICCI, para escucharlo hablar y verlo recibir con gran entusiasmo el Premio India Catalina que le entregó Salvo Basile, entre bromas diciéndole que a diferencia de una mujer no le daría un beso; como reconocimiento a su trayectoria.