"Lo mejor de ser mujer es ser mamá" Claudia Morales

La subdirectora de La Luciérnaga y columnista de el espectador se puso del lado del entrevistado y esto nos contó.
"A los hombres les falta más achaques para que entiendan qué es ser mujer" Claudia Morales

Claudia Morales acaba de dejar bogotá para vivir en Armenia. Habla del colombiano que clonaría, del pánico que siente por los aviones y del instante que cambiaría si tuviera una máquina del tiempo. Ella muestra su cara más íntima. 

 

Lo mejor de ser mujer.

Haber sido mamá.

 

¿Una situación en la que haya hecho un alto en el camino para contar hasta diez?

Varias en las que algunos hampones intentaron aplastarme al aire.

 

Una imagen bonita de Bogotá.

La calle que me acerca a mi casa.

 

¿Qué la entristece?

Que el oficio de denunciar, al final, no sirve para nada.

 

Un defecto suyo que no la avergüence.

La franqueza. Uno hace menos amigos, pero qué le vamos a hacer.

 

¿Cómo se disimula una embarrada al aire?

Burlándose de uno mismo.

 

Una canción que le haya gustado y ahora no soporte.

You're Beautiful, de James Blunt.

 

¿A qué palabra le pondría una tilde porque con tilde suena mejor?

A Amazonia, me gusta más Amazonía. 

 

Una motivación para dejar la cama un lunes.

Mi hija.

 

_DMS2766

 

Una columnista para leer cada semana.

Piedad Bonnett.

 

Lo más difícil de ser mujer.

Que tenemos más achaques de salud que los hombres.

 

¿Qué les falta a los hombres?

Más achaques para que entiendan qué es ser mujer.

 

¿Qué le falta a Claudia?

 Paciencia.

 

¿La eterna juventud o tener tres millones de dólares en la cuenta?

Los tres millones. Con eso saco de la pobreza a todos los niños que mueren de hambre en La Guajira.

 

Un colombiano para clonar.

Rodolfo Llinás.

 

Un héroe deportivo.

Luchito Herrera.

 

Una persona que la haya hecho feliz.

Mi mamá.

 

¿A qué edad regresaría?

A esa en la que estaban vivos todos mis seres amados.

 

Una escritora que le gustaría ser.

Algún día quisiera escribir con la pasión de Hiromi Kawakami y la belleza de Alejandra Pizarnik.

 

 Si el caos fuera erradicado, ¿qué extrañaría de él?

Nada. Soy la antítesis del caos.

 

Un político a quien no le prestaría ni una moneda de 100 pesos.

Le respondo al revés. Solo le prestaría plata a uno que conozco y es el único que es amigo.

 

FotorCreated

 

Una pregunta con la que abriría una conversación espontánea en un bus.

Me fregó. No hablo en los buses, ni en los aviones, ni en los consultorios.

 

Un recuerdo de las tardes de La Luciérnaga.

Reírme hasta hacerme pipí. 

 

Una muletilla.

Mhhh.

 

Una grosería muy suya.

¡Mierda!

 

¿Qué les diría a los que descartan las segundas partes con diferente director?

Venga, no sea retrechero…

 

¿Para qué el amor?

Para sobrevivir.

 

Una virtud de su niñez que haya perdido.

Cantar y tocar guitarra.

 

Un libro para releer.

Rayuela.

 

Un programa de radio que no sea La Luciérnaga.

BBC Mundo Hoy y me encanta oír a Alejandro Marín en La X.

 

Un espacio para esconderse y olvidarse de todo.

Debajo de un gran árbol.

 

_DMS2874

 

Un libro de autoayuda para recomendar.

¿Mejor para triturar?

 

¿A quién sueña conocer?

A la periodista Christiane Amanpour.

 

¿Cuánto dura un episodio triste?

Tanto como para acabar la vida.

 

Una pelea que recuerde.

Dos tremendas con Yamid Amat en CM&.

 

¿Qué la entretiene?

Los libros y el cine.

 

¿Qué cambiaría de usted?

Mis piernas.

 

Lo positivo de morirse un día de estos.

No me pregunte eso porque le tengo pavor a mi muerte.

 

¿Qué vive perdonándose?

Me he equivocado de buena fe. Así que no, no me perdono por nada.

 

¿Qué la cautiva de un hombre? 

Ya me cautivaron.

 

¿Con qué la enamoran?

Goethe escribió: “Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada”. Aplica para mi esposo, él hizo y hace eso y más, todos los días.

 

Un susto reciente.

Un vuelo Ciudad de Panamá-Bogotá. Detesto los aviones.

 

¿A quién llamaría por teléfono antes del fusilamiento?

Al que dio la orden. 

 

Un atributo suyo.

El sentido de humanidad.

 

En una máquina del tiempo, ¿a qué instante de su pasado retornaría?

El 16 de diciembre de 2001 a las 9 a.m., para evitar que mi único hermano se subiera al avión en el que una hora después perdió la vida.

La última canción que escuchó en su reproductor de música.

Como es grande mi amor por ti, de Roberto Carlos.

 

 

Fotos: David Schwarz.