Diego Maradona, un ícono contra la polarización mundial

Noticias destacadas de Cromos

El astro argentino tiene el poder de desaparecer las fronteras para que todos nos unamos al son de “maradoooo”.

Su adiós le ha dado la vuelta al universo. Nos olvidamos de la pandemia para abrazar el espinoso duelo. Finalmente pasó lo que pensamos -con el corazón- que sucedería un día muy lejano. Somos testigos de un misterio irrepetible: pocas personas, quizás solo él, dejan una desolación generalizada. En Siria, Italia, Argentina, Inglaterra y Brasil lloran por igual al eterno capitán de la selección albiceleste.

Le puede interesar: Bill Gates: “es probable que tengamos 2.000 muertes por día en enero y febrero”

Maradona también es un fenómeno atmosférico. Su cara es una constelación que hasta el más insensible puede distinguir en el cielo. Vive en cada uno de nosotros como si lo hubiéramos conocido en la escuela. Nos sentimos compañeros y lo adoramos abiertamente, sin pudor, como si reconocer la grandeza del prójimo, en nuestro caso un rival recurrente de la selección Colombia, fuera moneda corriente.

Tenemos algo de los hinchas de River, que hoy se funden en un abrazo con sus archirrivales. Cuando estaba activo, sufrimos a Maradona en la cancha y supimos cobrarle sus palabras denigrantes antes del 5 a 0 en el Monumental. Por suerte, cambió nuestra relación cuando colgó los botines. Ese día se convirtió en patrimonio de todos.

Lea también: La OMS sugiere evitar las reuniones navideñas

Otra de las imágenes impactantes de su fallecimiento es la de un ídolo de River rendido a su vida y ahora a su muerte. Estoy hablando del Marcelo Gallardo, el mismo que clavó la cruz de los hinchas de Boca en la final de la Copa Libertadores que se disputó en Madrid, España.

“Despierta algo increíble, no deja de sorprender. Es un ícono mundial, ha marcado una era en nuestro deporte. Todos los que alguna vez amamos el fútbol nos sentimos identificados con lo que nos ha dado como futbolista. Lo volveré a ver y le daré un abrazo. Espero que esté con salud y le pueda dar lo mejor a sus jugadores y a la gente de Gimnasia”, dijo el director técnico cuando Maradona era su colega.

A su vez, Maradona no escatimaba elogios para rreferirse a él: “es un técnico tremendo, él vive para esto y dirige como jugaba. Es como yo, piensa los partidos atacando, con intensidad, como jugábamos en la cancha. Se merece todo lo que le pasó en River, pero basta viejo, hasta acá llegaste, ¿no querés dejar nada para los demás? Hay pocos equipos que por ahí marcan la diferencia como hizo River con nosotros”.

Sí, a los videos con millones de reproducciones en Youtube hay que sumarle a Maradona la capacidad de calmar las aguas. Si un día se levanta un huracán que defienda las costas del mundo de las catástrofes, debería llamarse Diego Armando Maradona.

Comparte en redes: