Óscar Iván Zuluaga, de empresario a candidato

Estos son los 10 momentos claves en la vida del candidato que va a segunda vuelta con el presidente Juan Manuel Santos. Su vida política empezó a finales de los ochentas en el Concejo de su natal Pensilvania.
Diez momentos clave en la vida de Óscar Iván Zuluaga

Nació: Caldas, 3 de febrero de 1959

Estudió: Economía
Filiación política: Centro Democrático
 
Nace un político
Óscar Iván Zuluaga estaba destinado para trabajar en Acesco, la empresa familiar y allí estuvo hasta que fue tentado a participar en política. Su primera incursión fue en el concejo de su pueblo natal, Pensilvania, Caldas, en 1988. Y lo hizo con el Movimiento Cívico por Pensilvania de su amigo y paisano Luis Alfonso Hoyos, un joven que se erigía en ese momento como la promesa política de la región al enfrentarse al histórico poder de Víctor Renán Barco y Omar Yepes Alzate.
 
En la puerta giratoria
En el siguiente periodo, Zuluaga conquistó la alcaldía de Pensilvania (1990-1992), siempre de la mano de su amigo Luis Alfonso Hoyos, quien para la época ya había pasado a la Cámara de Representantes, en una exitosa carrera política. Al finalizar su mandato, volvió a la dirección de Acesco, una de las más grandes siderúrgicas del país.
 
El bichito de la política lo vuelve a picar
Zuluaga descubrió que le gustaba la política y quiso volver. Su amigo Hoyos, que seguía en vertiginoso ascenso lo incluyó en su lista al Senado. Hoyos logró la curul y llegó como el congresista más joven en ese momento, 1994. Su segundo a bordo fue el hoy candidato por el uribismo.

 

5.

 

Otro caldense salta al ruedo
En 2002, Hoyos deposita su confianza en Zuluaga para que heredarle su capital político y no perder la curul en el Senado. A pesar de haber ganado prestigio por una hoja de vida intachable, Hoyos perdió su investidura en el Consejo de Estado y no podía presentarse a una nueva elección. Así, de la mano de Álvaro Uribe, el exempresario de Pensilvania logró 85.000 votos.
 
Un alfil más para Uribe
En su paso por el Congreso Zuluaga se mostró como uno de los más fieles escuderos del presidente Uribe, de hecho, lideró la aprobación de la reelección en 2006. Fue fundador del Nuevo Partido, una iniciativa que pretendía aglutinar a diferentes fuerzas políticas alrededor del pensamiento uribista. Al final del periodo, decide no buscar la reelección para reservarse ante la posibilidad de un cargo en el segundo mandato de Uribe.
 
Un premio a la fidelidad
Uribe nombró a Zuluaga como consejero presidencial, una forma de tenerlo cerca y manejando temas de alto calado, hasta que le encontró el cargo anhelado, el ministerio de Hacienda. Su paso fue controvertido. En el congreso fue destacado por su juicio, pero tuvo varios episodios que lo dejaron mal parado ante la opinión pública.  

 

 

Un ministerio con muchos problemas
En un país como Colombia es claro que el ministro de Hacienda no es precisamente el más popular, pero Zuluaga le quedó debiendo al país explicaciones en varios episodios como su presunto favorecimiento en el otorgamiento de la zona franca a los hijos de su jefe, Álvaro Uribe; su inacción frente al derrumbe de las pirámides, que según se vino a conocer después fue advertido con un año de anticipación; su participación en la firma de varios tratados de libre comercio en condiciones no tan favorables para el país.
 
Una foto comprometedora
En abril de 2007, CROMOS reveló una fotografía de Maribel Galvis, entonces presidenta del concejo de la Dorada, Caldas, reconocida como enlace político de los paramilitares –se desmovilizó con las autodefensas del Magdalena Medio-, tomada de la mano en una manifestación política con los entonces candidatos al congreso, Óscar Iván Zuluaga y Adriana Gutiérrez. La justicia los indagó a los dos y cerró la investigación por falta de pruebas para demostrar su relación con estos grupos armados.

c29449b934a78c470307c6cab1b8a4ac_0

 
Un candidato ungido en medio del escándalo
A finales del año pasado y contra todos los pronósticos, Zuluaga ganó la convención del Centro Democrático y fue ungido como candidato único a la presidencia por ese movimiento creado por Álvaro Uribe. En medio de un bochornoso escándalo en el que Francisco Santos, su más fuerte contendor, denunció fraude, el exministro empezó su campaña a la sombre del expresidente Álvaro Uribe.
 
La guerra sucia
Comenzó marcando cerca del 1% en las encuestas, fue criticado porque su jefe político, Álvaro Uribe, lo llevaba de la mano por el país; por su falta de carisma; por su falta de carácter, pero aún así creció en las encuestas. Ni siquiera los escándalos por su relación no aclarada con un hacker que está preso acusado de chuzar y espiar a los negociadores de paz y hasta al mismo presidente Juan Manuel Santos para enlodar la imagen del presidente candidato, han logrado que su imagen baje. Hoy se presenta como el único candidato capaz de poner en riesgo la reelección de su excompañero de gabinete.
 

Fotos:

Archivo CROMOS

Caracol Televisión

Camila Díaz