El jardín de mamá, un homenaje de Mario Hernández
El jardín de mamá, un homenaje de Mario Hernández
Mario Hernández
29 May 2021 - 3:00 a. m.

Contenido desarrollado en alianza con Mario Hernández

El jardín de mamá, un homenaje de Mario Hernández

La campaña de Mario Hernández está dirigida a quienes siembran semillas de amor y comprensión en los miembros de la familia. En otras palabras, es un homenaje de la marca colombiana a las sembradoras de vida.

En Colombia, los patios, terrazas y balcones están llenos de vitalidad. Flores, plantas aromáticas y mini huertas crean pequeños oasis verdes en medio de las urbes y transforman los grises paisajes de pavimento y concreto en ciudades alegres y vivaces.

En dichos espacios, cada planta y cada árbol es único y requiere cuidados específicos. Si reciben aire fresco, luz del sol y, si cuentan con las amorosas atenciones de un jardinero, se convierten en una fuente de oxígeno vital para los núcleos urbanos.

Le puede interesar: Mario Hernández, una marca colombiana de lujo

Las familias son como estos jardines. Si cada miembro recibe la atención y los cuidados que necesita, se le ofrece la nutrición apropiada y cuenta con el amor y el respaldo incondicional de los suyos, lo más probable es que florezca, que encuentre su lugar en el mundo.

En los hogares, ese jardinero es usualmente la madre. Es ella quien lleva la semilla y quien la siente crecer desde el primer instante. Es ella quien la alimenta, le da amor y cobijo. Es ella quien la lleva a la vida y hace todo lo que esté a su alcance por verla crecer feliz y saludable. Es ella la autora material y emocional de ese jardín.

Lea también: Sombrero Aguadeño: símbolo de la tenacidad y la fuerza del pueblo colombiano

La campaña El jardín de mamá es un homenaje a la silenciosa labor de las madres para que florezcan con sus familias. Su gesta requiere abonos tan poderosos como el amor incondicional, la paciencia, la perseverancia, la esperanza, la fortaleza, la empatía y la templanza, y grandes dosis de optimismo, alegría y sensibilidad.

Gracias a ellas, el mundo está lleno de seres humanos que procuran ser la mejor versión de sí mismos. Exploran todo el potencial de su ser, no solo para beneficio propio sino también para el de los demás y, por supuesto, del planeta.

A ellas, a todas, infinitas gracias. Mario Hernández

*Contenido desarrollado en alianza con Mario Hernández

Comparte: