La duda

Esta película no podía tener sino ese título. Basada en la obra de teatro del mismo nombre y escrita por el mismo autor, La duda no hace sino sembrar incertidumbre de principio a fin.
La duda

Y no sobre un tema cualquiera: la posibilidad de que un sacerdote haya abusado sexualmente de un niño. Los hechos no suceden en la iglesia sino en un colegio de monjas donde el cura (Phillip Seymour Hoffman) sirve de guía espiritual. Digo los hechos, pero quién sabe. Al fin y al cabo sólo hay sospechas, recogidas por la hermana James (Amy Adams) y alimentadas por la madre superiora (Meryl Streep).

 La cinta transcurre como en una obra de teatro, no son tan importantes los escenarios como las actuaciones, la conversación que sostiene el padre Flynn con la directora y las que sostienen los tres. Y, claro, el diálogo crucial entre la madre superiora y la madre de Donald, cada uno de los cuales deja en evidencia las luchas de la moral y la religión frente a las convicciones personales; la tensión que generan la intuición y la razón como contradicciones humanas, y el miedo que genera haberse equivocado.

Dirección: John Patrick Shanley