La maldición de los Óscar

El rompimiento de Kate Winslet y Sam Méndes, después de su triunfo en los Óscar, sienta un precedente: son muchas las parejas que terminan después de los premios.
La maldición de los Óscar

Parece que las parejas de las actrices de Hollywood que se alzan con un premio de la Academia no pueden convivir con otro hombre, aunque este sea una pequeña estatuilla dorada denominada Óscar.

Recientemente le sucedió a la protagonista de El lector, Kate Winslet, quien  ganó el Óscar gracias a su interpretación en esta película. Sólo nueve meses después de su triunfo la rubia rompió su relación con el director Sam Méndes.

Lo mismo le pasó a la sexy Hilary Swank y su esposo Chad Lowe. La estadounidense se alzó con el Óscar gracias a su papel en Million dolar baby y meses después se despidió de Lowe supuestamente por su adicción con las drogas.

A la protagonista de Mejor imposible, Helen Hunt, el matrimonio sólo le duró 17 meses. Se casó el mismo año en que recibió el galardón.

A la mujer bonita, Julia Roberts, el destino le deparó lo mismo que a sus colegas. Tres meses después de conseguir su Óscar con Erin Brocovich, la mujer de la sonrisa de oro se divorció de su pareja Benjamin Bratt.

La sensual morena Halle Berry obtuvo el premio en el 2002. Lo celebró junto a su esposo el músico Eric Bénet. Mese después anunciaron su ruptura.

Así pues cada vez toma más fuerza el mal de las actrices que consiguen la preciada estatuilla y terminan con sus relaciones amorosas.