Leonardo DiCaprio protagoniza La isla siniestra

Este filme del director Martin Scorsese provoca escalofríos. Su protagonista, Leonardo DiCaprio, logra uno de los mejores papeles de su vida.
Leonardo DiCaprio protagoniza La isla siniestra

En los últimos años a Martin Scorsese le ha dado por tomarnos del pelo. ¿Se acuerdan de Los infiltrados? La policía infiltra a uno de sus miembros en el círculo de confianza de un peligroso mafioso, pero éste, a su vez, también tiene su propio espía en las filas de la policía. ¿Puede haber mayor ironía?

Scorsese nos toma del pelo, pero no hace chistes. Sus filmes son de escalofrío. Como de escalofrío es La isla siniestra. No se olviden de ella, porque es probable que Leonardo DiCaprio tenga un lugar fijo en la próxima lista de nominados a los óscares. En el que es quizás el mejor papel de su carrera, DiCaprio interpreta a un agente federal con serias complicaciones mentales –derivadas entre otras cosas de haber participado en la liberación de los campos de concentración en la Segunda Guerra Mundial–, que llega a una clínica siquiátrica donde están recluidos los más peligrosos criminales, a esclarecer el caso de una paciente desaparecida. “Es como si se hubiera vaporizado”, le dirá el director.

Y entonces comienza el juego, porque el lugar es de pavor y no hay manera de escapar a él. Los oficiales, los médicos y, en general, todo el personal hace dudar de si la clínica oculta algo más que tratamientos siquiátricos, si entre sus muros no aprovecharán la invalidez mental de los pacientes para someterlos a experimentos de horror. Y en medio de la isla, un agente que comienza a sospechar que hay serias intenciones de dejarlo recluido a él también.

Demasiada paranoia junta, demasiado caminar por la delgada línea que separa la locura de la razón. Scorsese propone el juego pero ni siquiera nos da tiempo para que elijamos si queremos seguirlo o no. Porque desde la primera escena ya estamos inmersos en el drama, inermes como el propio agente, a quien despojan de su pistola en la puerta del penal, con la música de Mahler como fondo y el pulso acelerado. Con la puerta cerrada a nuestra espalda, es fácil resignarse. Pero frescos, ningún espectador saldrá mal librado. La reputación de Scorsese es garantía de que bien vale la pena caminar agarrados de su mano.

Dirección: Martin Scorsese

Guión: Laeta Kalogridis, con base en la novela de Dennis Lehane

Reparto: Leonardo DiCaprio, Mark Ruffalo, Ben Kingsley, Max von Sidow.