Corea quiere que la vean

Llega a Bogotá lo más arriesgado de la danza contemporánea de Corea al Teatro Nacional La Castellana.
Corea quiere que la vean

Corea está dispuesta a invadir a Colombia y comenzará con la danza. Si esos pasos resuenan y se quedan en la memoria, es posible que tengamos noticias de este país del lejano Oriente con más frecuencia. Por ahora será una ocupación de 18 días que comenzará el 19 de agosto, cuando Bogotá reciba a tres de las compañías de danza contemporánea más importantes de ese país.

Vendrán la Sadari Movement Laboraroty, con una versión en danza del clásico del teatro contemporáneo: Woyzeck; la compañía de Ahn Eun-Me, con una obra frenética, colorida y actual como es ¿Me dejarías cambiar tu nombre?; y una fusión de lo tradicional con lo contemporáneo en Tres noches, tres días, del grupo Now Dance. Tres propuestas que se enmarcan en la perfección de los movimientos y la belleza de la estética oriental.

Pero detrás de esta visita hay más que danza. La presencia en el país de estas compañías comenzó a gestarse hace dos años, cuando la fundación Korea Arts Management Service, Kams, estableció el contacto con entidades de Perú, Brasil Argentina y, en el caso de Colombia, con el Teatro Nacional. “Nos invitaron a Corea para establecer un vínculo con Latinoamérica y para ver obras coreanas que pudieran venir de gira”, cuenta Adela Donadío, directora de la Casa del Teatro.

Después de esa visita, la fundación hizo una convocatoria a la que llegaron propuestas de 36 grupos de danza, género que consideraron más acertado y con un lenguaje menos complejo para el público latinoamericano, pues no tenía la limitación que puede tener el idioma en el teatro. De allí se escogieron en una curaduría compartida, las obras itinerantes. “Es un privilegio tenerlas a todas en Bogotá, pues en otros países sólo estuvo una”, agrega Donadío.

Y aunque las tres obras podrían estar ligadas por el riesgo, la fusión, la perfección y la vanguardia, cada una tiene un lenguaje que dará cuenta del movimiento dancístico de ese país. “Lo interesante de esta muestra itinerante es que la componen grupos que corren un riesgo estético”, explica. Esto quiere decir que están alejados de la danza tradicional coreana, pero que tienen gran aceptación entre el público.

Las que vienen

Woyzeck

Es la versión en danza contemporánea de la obra de Georg Büchner, de la compañía Sadari Movement Laboratory. Es la historia de un soldado alemán trastornado por la crueldad militar, quien debido a la infidelidad de su esposa Marie, llega a situaciones extremas. Once actores-bailarines despliegan toda su energía en una muestra de teatro coreográfico, al ritmo de la música de Astor Piazzola. Esta obra ganó el premio Herald Angel en el Festival Fringe de Edimburgo, en 2007. Funciones del 19 al 22 de agosto.

¿Me dejarías cambiar tu nombre?

Los colores del arco iris son el fondo de esta pieza de 90 minutos en la que los bailarines no se detienen. Movimientos para mostrar los encuentros y desencuentros del mundo contemporáneo, los sentimientos extremos, el yin y el yan, y la transformación constante. Siete bailarines componen este grupo multicultural, con integrantes de Corea y Alemania, bajo la dirección de la coreógrafa vanguardista Ahn Eun-me.