Cromos lo invita al Festival Malpensante

El italiano Alessando Baricco es uno de los invitados a la cuarta edición del Festival Malpensante, que comienza el 25 de junio en Bogotá. Conocido por su éxito editorial Seda y por no dar entrevistas, este autor viene a romper su silencio para hablar de música y de su estilo particular para contar historias. Participe aquí por entradas al festival
Cromos lo invita al Festival Malpensante

Alessandro Baricco detesta dar entrevistas. Esto no significa que no las haya concedido, pero son pocos los que se han podido sentar frente a él y siempre se reserva cualquier opinión en la que dé alguna pista de su vida personal. El escritor italiano, un fenómeno literario desde que publicó la novela Seda en 1996, es un personaje escurridizo que prefiere el bajo perfil y hablar con su trabajo antes que ser tratado como una estrella de las letras.

Baricco es uno de los invitados a la cuarta edición del Festival Malpensante, donde promete dar a conocer algo de su vida en una sugestiva charla llamada “El desnudo metafísico de Alessandro Baricco”; además de mostrar su faceta musical junto al crítico estadounidense Alex Ross, esta vez sobre el género lírico, en la conferencia “El fantasma de la ópera”.

En Colombia, como en todo el mundo, su nombre comenzó a sonar con Seda, su tercera novela, traducida a 17 idiomas. Es la historia de un comerciante francés de huevos de seda que viaja a Japón y toda su vida cambia cuando comienza un amor indescifrable con una misteriosa mujer. Un argumento sencillo que críticos y seguidores han alabado por la forma en que escribió una historia de amor y erotismo con largos silencios, gestos, descripciones poéticas y personajes imposibles. Un estilo en el que se cuelan los conocimientos musicales. Como él mismo dice: “Mis libros se pueden leer como una partitura”.

A sus 51 años no ha parado de escribir-componer y su trayectoria muestra que su trabajo está lleno de vertientes. Graduado en Filosofía, escribe además de novelas, obras de teatro, ensayos, guiones, críticas musicales y textos periodísticos. También ha estado en proyectos musicales leyendo fragmentos de sus obras detrás de ritmos electrónicos, y el año pasado escribió y dirigió la película Lección 21, que no fue bien recibida por la crítica. Estuvo la televisión italiana con un programa dedicado a la lírica y en Pickwick, un espacio que creó y presentó para hablar de literatura.

Pero han sido sus novelas Tierras de cristal, Océano mar, Seda, City, Sin sangre, Esta historia y Homero, Iliada, y sus premios los que lo han posicionado como un autor ubicado entre lo real y lo onírico. Algo que el director italiano Giuseppe Tornatore trató de retomar y plasmar en la película El pianista en el océano, basada en Novecento, monólogo teatral escrito por Baricco en 1994.

Sin embargo, él prefiere el anonimato, que solo rompe cuando lanza un libro y se ve obligado a enfrentar las preguntas sobre su estilo y oficio. Artes que él mismo se ha empeñado en transmitir en la Escuela Holden, ubicada en su ciudad natal Turín, donde enseña técnica narrativa de novela, guion y teatro.

Baricco compara su enseñanza con correr: “Si quieres ser un gran corredor necesitas un entrenador”, dice, pero sobre todo recalca que si alguien quiere ser escritor tiene que volver a aprender a ver y a escuchar, para luego pasar a la parte más difícil: organizar.

Un trabajo que en la práctica lo llevó a atreverse a reescribir La Iliada, de Homero, para hacer una lectura pública del texto en tres sesiones de doce horas.

La decisión de eliminar a los dioses y dejar el relato en primera persona, puso en evidencia su carácter desafiante que hoy lo ubica como una de las plumas más experimentales de los últimos años y a quien le auguran un sitio de honor en la literatura, al lado de los autores que lo han influenciado, como Louis-Ferdinand Céline, J. D. Salinger, Raymond Carver, Beethoven, Stanley Kubrick y Walt Disney.

Sus experimentos literarios son solo experiencias aisladas que no le quitan el prestigio de ser un escritor exigente consigo mismo y por eso justifica su ausencia mediática con su posición frente al oficio de escribir: “La capacidad de guardar silencio está unida a la honestidad en una profesión como esta”. De ahí que cuando presentó la novela City, en 1999, no hubo lanzamientos ni entrevistas. Baricco estableció una comunicación directa con los lectores a través de una página web. Ya se había salido de los parámetros cuando lanzó Seda, que presentó en un teatro de Roma por medio de una actriz que leyó el texto completo.

Así es el mundo de Baricco, un escritor al que no le gusta tratar sobre las cosas que conoce, que en sus novelas viaja a sitios que no están en el mapa y se resguarda en su silencio para dedicarse a su oficio, pasando por encima de sentencias de muerte del género en el que tien Homero, para hacer una lectura pública del texto en tres sesiones de doce horas.

Cromos invita a cinco lectores con sus acompañantes al Festival Malpensante. Los primeros cinco correos que lleguen a  respondiendo a la pregunta ¿Qué es lo que más le llama la atención del Festival ? recibirán las entradas.