La foto de Robert Capa, ¿un vil montaje?

Un nuevo análisis sobre el lugar donde el soldado cae herido de muerte, concluye que la foto Muerte de un miliciano es un montaje.
La foto de Robert Capa, ¿un vil montaje?

Desde hace 30 años, algunos expertos han cuestionado la fortuna de Capa de captar ese momento con tanta exactitud, en medio de un combate entre tropas nacionalistas y republicanas. Hace unos días José Manuel Susperregui, profesor de comunicaciones de la Universidad del País Vasco, afirmó en su libro Sombras de la fotografía que la imagen no fue captada en Cerro Muriano (Córdoba), donde el fotógrafo dijo haberla tomado, sino en Espejo, más de 50 kilómetros al sur.

Para llegar a esta afirmación, examinó el paisaje del fondo de la foto, envió copias a historiadores de Córdoba para que lo reconocieran y recibió una respuesta que confirmaba la zona: las lomas de Las Dehesillas, cerca a Espejo. Susperregui también visitó Cerro Muriano y se encontró con un bosque de árboles centenarios, un área muy diferente a la colina despejada de la foto. Con ello confirmó que la foto había sido planeada después. Según él, Capa fechó la foto el 5 de septiembre de 1936, cuando en ese lugar sólo hubo combates desde el día 22, la misma fecha en que la foto fue publicada en la revista francesa Vu.

Las dudas que han rondado la histórica foto se deben también a que fueron dos los soldados fotografiados, en el mismo sitio, frente a una cámara que no cambió de posición en medio de la línea de fuego.

Robert Capa fue el seudónimo que adoptaron Ernest Andrei Friedmann y Gerda Taro, su novia, para vender a mejor precio su trabajo. De ahí que también se diga que la foto del soldado pudo ser tomada por Gerda, otro punto que se ha debatido desde que la imagen se convirtió en un ícono de la reportería.

La polémica coincide con una exposición de Robert Capa en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. En España aún no refutan la teoría de Susperregui y la ministra de Cultura de ese país, Ángeles González-Sinde, le restó importancia diciendo: “El arte siempre es manipulación, desde el momento en que diriges la cámara hacia un lado y no hacia otro”.

El debate sigue abierto y muchos creen que la historia de la foto tendrá que ser reescrita. Mientras tanto, la Muerte de un miliciano seguirá siendo el mejor ejemplo de la teoría de Capa (Friedmann): “Si su foto no es lo suficientemente buena, usted no estaba lo suficientemente cerca”.