Tres propuestas culturales que le quitan el aliento

Una historia fantástica con formas inimaginables, fotos cotidianas de tamaño monumental y un oasis ficticio en medio del caos de la ciudad, son las opciones para salirse de la rutina.
Tres propuestas culturales que le quitan el aliento

Nuestro lugar favorito . Instalación

Una pareja de novios está acostada mirando hacia el techo, donde el reflejo de un lago rosado y azul se mueve lentamente. La sombra de unas palmas completa este oasis artificial en el centro de Bogotá. Los novios se quedan un rato, hablan poco, luego bajan la mirada para regresar a la realidad y se van.

Desde que la artista Angélica Teuta presentó esta obra han pasado cientos de personas que buscan un lugar tranquilo en medio del caos. Ella lo nombró Nuestro lugar favorito. Con tono burlesco y mucha ironía, Teuta se propuso crear este paisaje ficticio con elementos básicos: dos proyectores, unas estructuras de madera movidas con motores, papel celofán, dos espejos, palmas naturales y sonido de agua provocado por una fuente decorativa.

La obra hace parte del Ciclo de nuevas propuestas de la Alianza Francesa y que Teuta ha desarrollado en el proyecto Claustrofobia. La idea de la Decoración para espacios claustrofóbicos surgió mientras buscaba apartamento, pues sintió de cerca lo normal que resulta el encierro de la ciudad. Así creó unas ventanas por las que se veían paisajes dibujados y después el Bosque para espacio interior, una proyección en la pared de un bosque brasileño que exhibió en São Paulo. Obras sobre una cotidianidad enfermiza que ella quiere apaciguar con ilusiones temporales que pueden convertirse en el lugar favorito de todos.

Abierta hasta el 18 de septiembre en la Alianza Francesa del centro, carrera 3ª Nº 18-45.

Tierra de sombras. Danza contemporánea

Para la compañía de danza Pilobolus el cuerpo sirve para representar seres mitológicos, animales, plantas y humanos gigantes en un universo fantástico que está detrás de las luces, en las sombras. Este experimento visual comenzó en 2006, cuando el grupo grabó un comercial de carros y gracias a él fue invitado al año siguiente a participar en la ceremonia de los premios Óscar, recreando imágenes de las nominadas a mejor película.

Descubrieron que podían contar una historia de danza con un recurso visual milenario como son las sombras chinescas, pero llevado a otro nivel. Así nació Shadowland (Tierra de sombras), un espectáculo en el que el cuerpo es magnificado con efectos visuales detrás de una pantalla blanca. Nueve elásticos bailarines se mueven e interactúan de manera perfecta para contar la historia de una niña que emprende un viaje atrapada entre las sombras, durante el cual aprenderá lo que significa crecer.

Pilobolus fue fundada en 1971 en Washington Depot, Connecticut, y desde el comienzo se caracterizó por la exploración estética del cuerpo y sus posibilidades creativas. El grupo mezcla teatro, circo y danza contemporánea. Para Shadowland contó con la actuación de Steve Banks, el escritor de Bob Esponja, además de expertos en multimedia, con la intención de que los cuerpos y las sombras quiten el aliento. Y tal parece que lo lograron. Por algo la crítica ha dicho que hacen ver los movimientos como si fueran algo nuevo.

Funciones del 22 al 26 de septiembre, Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

La revelación del tiempo. Fotografía

Las imágenes son las palabras de la artista británica Hannah Collins, quien regresa al país con La revelación del tiempo, una muestra de 33 fotografías en seis instalaciones que tienen proyección simultánea de filmes sin la lógica narrativa del cine o el documental, sino con una narrativa fracturada, que es la forma como cree que todos vemos el mundo. Ahí registra lo que otros no ven o están acostumbrados a pasar por alto.

Las fotografías monumentales, un término que mejor describe sus imágenes de más de cuatro metros de altura, abordan el gran tema de su trabajo: el inmigrante. “Collins logra poner al espectador en esos espacios, le interesan las cosas que tienen la huella de la gente y las muestra de manera sutil, así las engrandece. Por eso tienen fuerza”, afirma María Belén Sáez, curadora de la exposición.

Instalaciones como La mina, sobre los gitanos de Barcelona; Paralell, con inmigrantes europeos; Soledad y compañía, sobre los sueños de los habitantes de Roubaix (Francia); Lulo, la fruta con la que la artista tuvo su primer contacto con Colombia, en la cocina de El Bulli; The road Mvezo, una serie hecha en el lugar donde nació Mandela, y Transmigration, que habla del tránsito de personas del campo a Bogotá, son evidencia de ello.

Museo de Arte de la Universidad Nacional, del 16 de septiembre al 27 de noviembre. Martes a sábado, 10:00 a.m. – 6:00 p.m.

 

Temas relacionados