Actores en su ley

La Ley Fanny Mikey hará valer los derechos de autor de los actores, pero deben negociar con los canales y crear una organización que les permita recibir remuneración sin burocracia.
Actores en su ley

Al mejor estilo de un nuevo show de televisión, en la Ley Fanny Mikey “esto apenas comienza”. Con firma presidencial y un nombre como para sacar pecho, los actores colombianos están celebrando una batalla de años: que les reconozcan sus derechos de autor. Un tema espinoso para los canales de televisión, que hoy está listo para entrar en etapa de ajustes.

“Esto es algo importante que indica que por fin existimos”, dice el actor Julio César Herrera. Un sentimiento que comparten cientos de actores de televisión que por primera vez se sienten como parte de una organización, sobre todo desde que comenzó el trámite de la ley en el Congreso, a mediados del año pasado.

Han pasado más de 20 años desde que la actriz María Eugenia Penagos empezó a trabajar por un proyecto que les permitiera a los actores colombianos recibir remuneración por la difusión pública de telenovelas y seriados.

En términos jurídicos, sería el mismo derecho que tienen autores y compositores por la emisión de su música, establecido por la Ley 23 de 1982, la cual, sin embargo, dejaba por fuera a los actores de televisión. La nueva ley no es sino una reforma que consiste en tres parágrafos adicionados al artículo 168, en el que se les denomina “artistas intérpretes de obras y grabaciones audiovisuales”.

La inclusión de esa definición tiene felices a los actores y a Penagos, hoy representante legal de la primera organización nacional de actores. El nombre es Actores: Sociedad Colombiana de Gestión y, aunque existe desde 1989, todos estos años fue ignorada por la mayoría de los artistas.

Sin duda, un desinterés que evidenciaba cierto egoísmo de los que triunfaban y creían no necesitar un gremio que los respaldara. Además, sin los canales privados la industria de la televisión era pequeña. Pero la presencia de casi 200 actores en las barras del Congreso, donde pusieron la cara por primera vez, fue el indicador de que el gremio empezaba a fortalecerse. Hasta ese momento, la sociedad tenía 324 actores afiliados, pero Penagos afirma que faltan más de 1.000 por asociarse.

Lo cierto es que para empezar a recibir los ingresos por los derechos de comunicación pública, los actores tienen muchas escenas que aprender. Lo primero será terminar la reforma estatutaria de la sociedad. Aunque ya tiene personería jurídica, falta obtener la licencia de funcionamiento. “Cuando ya sea una realidad, el siguiente paso es negociar con los canales”, agrega Penagos.

Para esto, la sociedad de actores ha estudiado el modelo de gremios similares de España y Argentina, sólo dos ejemplos en una lista de asociaciones de 52 países. Luego deben decidir el porcentaje que recibirán por la emisión de las telenovelas.

“La propuesta es que sea el 0,8% de la pauta publicitaria que tenga la producción, cifra que en el año 2022 subiría al 1,9%”, explica Penagos. Algo que no deja de incomodar a los canales, pues en teoría reduciría sus ingresos, aunque ella aclara que sucedería lo mismo que con la música: sale del consumidor, quien compra lo que se anuncia.

Por eso, los actores también quieren dejar claro que este no es un sindicato para asfixiar la industria. “Tampoco es un fondo de pensiones sino una sociedad que trabaje por nuestros beneficios. Como trabajadores independientes siempre hemos asumido nuestras pensiones”, dice el actor Juan Sebastián Aragón.

Por ahora, lo único definido es que el 60% del dinero recaudado se repartiría entre los actores, dependiendo de si es protagonista o actor de reparto, por número de capítulos o tiempo al aire. El 30% sería para administrar la sociedad y el 10% restante iría a un fondo de solidaridad, para actores retirados o sin ingresos.

La idea ha generado suspicacias porque el ejemplo musical de compositores en la ruina, hace pensar si el gremio de actores tiene claro el panorama para no repetir errores. También deben clasificar qué establecimientos pagarían por la difusión pública de telenovelas y series, al estilo de Sayco-Acinpro, pues entre la tienda de barrio y el restaurante hay gran diferencia, así como con centros comerciales, aeropuertos o buses intermunicipales. Es una razón poderosa para que los actores acaben con los rumores sobre peleas con los canales y hasta reducción de salarios, pues se han confundido los derechos por emisión con el tema de regalías y ventas a otros países.

Es algo que sí los afecta pero en otro sentido, y es que las sociedades pares en otros países recogen el dinero por los derechos de los colombianos, a la espera de que la local envíe lo que les corresponde a los actores de producciones extranjeras emitidas en el país.

Por eso se dice que hay tres millones de euros esperando en España y otro dinero en Argentina, México y Chile, que sería enviado cuando Actores: Sociedad Colombiana de Gestión esté funcionando. Y para esto no basta con decir “¡Acción!”.

 Más chismes de farándula

Polo a tierra. La actriz Jennifer Stefens está feliz con su papel de Felicia en la comedia Clase ejecutiva, pues allí representa lo opuesto a lo que es hoy: una mujer dedicada a cultivar lechugas, practicar yoga y escribir. El papel, además, la devolvió al humor, género en el que ha trabajado en el teatro y al que considera una buena alternativa en medio de los melodramas del horario estelar de los canales.

Eterno beatle. Paul McCartney volvió al lugar donde tocó con Los Beatles la primera vez en Nueva York, en 1965, y grabó el concierto Good evening New York City, que se presentará este mes por el canal TNT. Una oportunidad para revivir las canciones del grupo y sus éxitos como solista. Lunes 5 de julio a las 9:30 p.m., con repetición el sábado 10 a las 4:00 p.m. y el martes 13 a las 10:00 p.m.

Las niñas de MTV. Colombia de nuevo será escenario de una producción para toda Latinoamérica. Los canales MTV y Sony Pictures realizarán la telenovela Niñas mal, dirigida al público juvenil, con la actuación de la colombiana Jessica San Juan y las mexicanas Carmen Aub e Isabel Burr. La producción –cuyas grabaciones comienzan en los próximos días, en alta definición– se estrenará a finales del año por MTV Latino.

Temas relacionados